Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Día Internacional de las Mujeres Emprendedoras: dueñas de pymes relatan su experiencia

El 19 de noviembre, las Naciones Unidas instauró el Día Internacional de las Mujeres Emprendedoras, con el objetivo de generar conciencia sobre los obstáculos en el entorno empresarial y financiero que le toca enfrentar con a la mujer a la hora de emprender. 

Precisamente, así ha sido el camino recorrido por Alejandra Ortiz, creadora de la Cerveza Huequecura, Loreto Navarrete, fundadora de Marina Alimentos y Leticia Zapata, creadora de Brotes Nativos. Todas ellas -que recibieron el apoyo del Centro de Emprendimiento Colbún (CEC)- han recorrido un largo camino para poder tener sus propios negocios.

Alejandra Ortiz recuerda que lo “más difícil fue en un inicio poder creerme el cuento, ese temor al rechazo. Pero una vez que empecé de a poco se fue ese miedo y luego vino el proceso de establecerse en un mercado muy competitivo”.

“Creo que el hecho de ser mujer no me ha jugado ningún punto en contra, creo que más allá del género, si el producto que uno ofrece es bueno, va a ser valorado por el cliente y por ende aceptado”, explica Alejandra.

En el caso de Leticia Zapata de Brotes Nativos, lleva casi 25 años como emprendedora: “Lo hice desde mi rebeldía, fue mi principal motivación para no seguir tolerando las malas condiciones en las que debía laborar. Dejé atrás mi trabajo, no contar con un contrato, no tener licencia y numerosas irregularidades laborales. Así que me rebelé absolutamente a volver a vivir esa enfermiza y menoscabada realidad, entonces decidí iniciar mi propio negocio”.

Mientras que Loreto Navarrete, creadora de Marina Alimentos, en la comuna de Coronel, fue un gran cambio dejar de trabajar remunerada con contrato y horario fijo. “No me costó decidirme a emprender, porque mi familia siempre ha trabajado el tema de las algas entonces yo conocía el tema, pero si me costó dejar mi circulo y compañeros de trabajo”.

“Es difícil ser mujer emprendedora porque uno está en la casa y los tiempos se hacen muy cortos, además tienes que ver a los niños, ahora ser psicóloga, amiga y profesora de ellos. Como mujer emprendedora debemos seguir a cargo de la casa igual. No tiene horarios y seguimos trabajando todo el día, es difícil desconectarse, pero mis niños lo agradecen”, agrega Loreto.

Emprendedoras destacadas

En Portal Pyme hemos dado a conocer la historia de distintas emprendedores que con sus buenas idea y arduo trabajo han logrado fortalecer su negocio durante la pandemia. Conoce aquí algunas de ellas.

Susan Vega: Con más de 20 años dedicada a la terapia ocupacional y trabajando en residencias para adultos mayores, undó Eodem, empresa que presta servicios a domicilio y en instituciones que trabajen con la tercera edad. Eodem también ofrece productos de estimulación cognitiva, que fueron adaptados para este grupo etario. “Estos productos están enfocados en niños y lo que hay para adultos mayores tiene un costo muy alto”, dice Vega. Con la expansión del Covid-19, Eodem se adaptó a la contingencia ofreciendo una modalidad online para sus usuarios. 

Francisca Fuenzalida y Bernardita Cuadra:  Desde que empezó la pandemia, donde los problemas de salud mental de muchas personas se agudizaron, las psicólogas Bernardita Cuadra y Francisca Fuenzalida pensaron que no era necesario tener una patología para ir al psicólogo. Para atender esta necesidad, crearon Yo y mis otros yo, un programa de autoconocimiento que consta de un proceso psicoterapéutico de 12 sesiones dirigido a personas que quieran prevenir problemas de salud mental y trabajar en su bienestar.

Francisca Jiménez: Creó La Blondinette, emprendimiento enfocado en vender preparaciones dulces artesanales, desde cuchiflis, galletas, brownies, alfajores, entre otros. La idea se le ocurrió al ver que muchas familias pasaban más tiempo juntos cuando se dedicaban a cocinar. “Con una amiga empezamos a hacer recetas dulces, pero era algo nuevo para mi, porque sabía hacer preparaciones saladas. Ella me dijo que me quedaban muy bien las cosas dulces y que debería venderlas. Me quedó dando vuelta la idea de poder reinventarme y hacer cosas diferentes”, dice. Una vez que decidió iniciar su pyme, se dedicó a estudiar recetas, descargar libros y cursos online para interiorizarse en la pastelería y su técnica. 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio