Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Covid-19: Pymes de la Región de Magallanes relatan cómo desarrollan su negocio en la zona con más casos activos

La Región de Magallanes es la zona que muestra los peores índices del impacto de la pandemia en el país. Así lo muestran las cifras: según el último Informe Epidemiológico del Ministerio de Salud, 4 de las 10 comunas con mayor tasa de incidencia de activos pertenecen a Magallanes.

Y es que a más de seis meses de que llegará el Covid-19 a Chile, la región del extremo sur suma 8.355 contagios y 81 fallecimientos. Además, el reciente informe del Minsal indicó que Magallanes acumuló una cantidad de nuevos contagios similar a la de la Región Metropolitana, posicionándose en el segundo lugar a nivel nacional.

¿Cómo están enfrentando este momento las pymes de la zona? María Soledad Soledad Solo de Zaldívar, directora regional de Sercotec de Magallanes y Antártica Chilena, señala que en la región “estamos viviendo una situación compleja. En marzo empezamos con la primera cuarentena y se vieron afectadas las pymes; algunas de ellas tuvieron que reinventarse y otras cerrar sus negocios”.

La autoridad explica que este año, desde Sercotec han entregado más de 3.300 millones de pesos, beneficiando a 1.170 pymes, y con los fondos adquiridos desde el Gobierno Regional, van a beneficiar a otras 1.200 nuevas.

A través de los programas Reactívate, los emprendimientos han podido adquirir activos fijos para mantener sus negocios. “Nuestro compromiso es seguir apoyando a las pymes, no solo con inyección económica, sino también con capacitaciones, talleres y asesorías para que puedan reinventarse”, indica Solo de Zaldívar.

Bajo este difícil escenario para la zona, Portal Pyme conversó con emprendedores de la ciudad de Punta Arenas, la capital de la región, para conocer cómo están enfrentando el desarrollo de sus negocios, en un contexto marcado por una compleja crisis económica. 

Enfrentando la emergencia sanitaria

Punta Arenas es la comuna con más casos activos en el país: 1.246 de una población de 141.984 habitantes. 

En esa ciudad se encuentra la empresa JP Lavados, una pyme familiar dedicada al lavado de vehículos. Jessica, la dueña del negocio, relata que su negocio ya venía golpeado por los efectos del estallido social de octubre pasado, donde disminuyeron las ventas, pero con la pandemia cuenta que “cada se veía menos gente en las calles, por lo mismo no llegaban autos a lavar”. 

Considerando que las personas debían estar confinadas, esta empresa tuvo que cerrar aproximadamente un mes y medio, ya que “no era rentable abrir y gastar insumos, lo que hacíamos no alcanzaba a cubrir los gastos”, agrega Jessica. 

Para salir a flote de la crisis, ganaron un fondo del Programa Reactivate de Sercotec, que les permitió cambiar el modelo de negocio y empezar a ofrecer servicios de desinfección y sanitización. “Empezamos a sanitizar locales comerciales y luego nos llamaban para sanitizar buses, van y autos, todo esto bajo el protocolo que exige el ministerio de salud”, señala la dueña de JP Lavados. 

Otra herramienta que les dio un impulso fueron las redes sociales. De hecho, forman parte de la plataforma pedidosmagallanes.cl, “que nos permitió ampliar nuestra cartera de clientes, siempre bajo los protocolos de cuidado”. 

En el caso de los almacenes, la pandemia en la zona significó distintos desafíos. Un ejemplo es que lo ha enfrentado el Minimarket “Mucho Mejor”, cuyo dueño, Esperidio Quilodrán, cuenta que “rápidamente tuvimos que evaluar cómo enfrentar esta situación, donde había que escuchar a las autoridades y a la opinión especializada para que el negocio siga funcionando”. 

Durante los meses de incertidumbre, lo que hizo este negocio fue reforzar la fidelización con los clientes, considerando que ellos también deben enfrentar los efectos de la pandemia. “Fue importante para nosotros no subir los precios de manera oportunista y respetar los valores éticos mínimos. Decidimos cuidar a nuestros clientes con precios razonables y mejorar la parte operacional del local”, indicó Esperidio. 

Otro testimonio es el de la pastelería Canela, que antes funcionaba con una banquetera con más de once años en el mercado, pero que desde marzo congeló sus funciones y se acogió a la ley de Protección al Empleo. 

Tras el cierre del servicio, apuntaron a hacer crecer una tienda de pastelería, la que ha tenido buenos resultados durante la pandemia permitiendo recontratar al personal. “Volvimos a trabajar y no hemos parado hasta el día de hoy”, dice Mariannela Mella, la dueña.  

Una de las medidas para impulsar el negocio fue sacarle provecho a las redes sociales, donde “desarrollamos una estrategia en que creamos distintos canales de venta, como Facebook y el sitio oficial, lo que nos ha brindado el éxito que tenemos ahora. Así han llegado nuevo clientes y todo a un costo cero, porque no hemos invertido en publicidad”, revela Mariannela.

Por su parte, la librería Daster, ubicada en la Galería Palace de Punta Arenas, tuvo dos meses el negocio cerrado. Pero a partir de mayor pudieron abrir nuevamente gracias a un apoyo estatal de Sercotec, “lo que nos permitió cancelar deudas pendientes y visualizar con mayor tranquilidad el futuro”, dice Tamara Cárcamo, una de las administradores.

Para seguir funcionando bajo la pandemia, esta librería busca potenciar su servicio online, generar más promociones, invertir en propaganda y realizar despachos a domicilio. “Es un enigma porque no sabemos cuándo se volverá a trabajar con normalidad”, añade Tamara.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio