Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Empresas piden reorganización judicial por efectos de la pandemia: Conoce en qué consiste este procedimiento

Debido a los efectos económicos del coronavirus, la semana pasada la Multitienda Corona inició un proceso de reorganización judicial (Ley 20.720) con el busca enfrentar de mejor manera sus compromisos financieros con sus acreedores. Otra empresa que solicitó este procedimiento es el grupo Rambrands. firma que representa las marcas Guess y Diesel en Chile.

¿En qué consiste el proceso reorganización judicial y qué impacto puede tener para una empresa y sus trabajadores?

Pedro Eguiguren, socio director de Eguiguren Abogados dice que “la reorganización judicial busca que una empresa pueda reestructurar su activo y pasivo, evitando con esto la liquidación (quiebra). Al iniciar este procedimiento, se acaba la negociación individual con cada uno de los acreedores, pasando a una actuación y decisión de carácter grupal según sus clases o categorías”.

El también abogado fiscalizador de la de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento explica que este proceso se inicia mediante una solicitud en los tribunales de justicia, “dictándose con esto la resolución de reorganización, que es el pronunciamiento del tribunal por el cual se da inicio para la negociación entre la empresa deudora y los acreedores”. 

Por su parte, Esteban García, socio director de García Nadal Abogados, agrega que el “se trata de un procedimiento que puede resultar sumamente relevante para dar continuidad -no sólo a grandes empresas- sino también a aquellas pymes que, encontrándose en una situación económica compleja, requieren renegociar las condiciones de su pasivo con sus acreedores, a fin de lograr condiciones de pago que permitan su viabilidad y proyección en el tiempo.

Al momento de dictarse la resolución de reorganización, Eguiguren informa que se designa a un veedor, “que va a mediar por un acuerdo entre las partes y de velar por los intereses de todos los acreedores, solicitar medidas precautorias y de conservación de los activos de la empresa deudora”.

Una vez que se dicta la resolución de reorganización, comienza la protección financiera concursal, en la que ningún acreedor podrá iniciar juicio o comenzar uno en forma individual en contra del deudor. “La Protección Financiera Concursal se mantendrá hasta que se realice la junta deliberativa de acreedores, en la cual se decidirá si se aprueba o rechaza la propuesta de acuerdo realizada por la empresa deudora. En caso de rechazo, la empresa entraría a un procedimiento de liquidación (quiebra) de todos sus activos”, dice el abogado.

Cabe señalar que que en este procedimiento no participan las deudas de origen laboral, como son los trabajadores y cotizaciones previsionales, como tampoco la deuda de origen fiscal.

Eguiguren expresa que un procedimiento de reorganización judicial puede ser muy costoso para las pymes, “ya que la empresa al momento de ingresar la solicitud de reorganización al tribunal, tiene que acompañar un certificado emitido por un auditor independiente, inscrito en el Registro de Auditores Externos de la Comisión para Mercados Financieros (Ex Superintendencia de Valores y Seguros). Una vez que se dicta, la empresa tendrá que asumir los honorarios del veedor, mientras dure la reorganización”. 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio