Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

El testimonio de tres emprendedores que crearon un exitoso negocio durante la pandemia

A más de cinco meses de que la pandemia del Coronavirus llegó al país, se ha podido observar que uno de los sectores más golpeados han sido las pequeñas y medianas empresas, los que, además de una crisis sanitaria, enfrentan una dura crisis económica que les impide funcionar con normalidad.

Pero el contexto actual obliga a los emprendedores a adaptarse rápidamente y buscar alternativas para levantarse, que incluye desde el acceso a financiamiento como también potenciar el e-commerce para alcanzar una mayor cantidad de clientes de manera online. 

Asimismo, otros han podido convertir la pandemia en una oportunidad para desarrollar su propio emprendimiento, que gracias a sus buenos resultados proyectan mantenerse en el tiempo. Portal Pyme conversó con estos tres casos exitosos. 

La Chomberia

Hasta antes de la pandemia, Juan Pablo Garrido trabajada como instructor de mountainbike en la escuela de bicicleta de montaña HBS bike school, que debido a la emergencia sanitaria tuvo que congelar sus actividades.

Juan Pablo tuvo que buscar rápido alguna idea de negocio para mantenerse durante la crisis. Así, junto a su hermano gemelo Sebastián, creó La Chomberia, un emprendimiento dedicado a la venta de ropa reutilizada enfocada en chalecos de estilo vintage para hombre y mujer.

“Con Sebastián, quien es muy bueno en el área digital, nos impulsamos mutuamente a trabajar en pandemia para crear La Chomberia, desde la parte digital-marketing hasta la parte de proveedores, diseños y logÍstica etc”, cuenta Juan Pablo. 

Como ambos se declaran amantes de la naturaleza y del cuidado del medio ambiente, agrega que su sello diferenciador es “vender ropa reutilizada pero con un concepto amigable con el medio ambiente y social”.

En ese sentido, Juan Pablo destaca que “nuestro packaging es 0 plástico y con el servicio de devolución de la caja para ser reutilizadas (nos preocupamos dónde termina cada caja). Además, destinamos un % variable de ropa reutilizada pero que está en buen estado a personas que lo están pasando mal ya sea por pandemia o por qué siempre necesitaron un abrigo extra para el invierno”. 

El fundador de La Chomberia añade que de momento han podido cumplir con sus metas. “De verdad creo que es un concepto innovador dentro de la industria de la ropa  reutilizada en Chile y a nuestros clientes les gusta mucho el sello verde que logramos en cada chomba”.

La Blondinette

Francisca Jiménez, que trabaja en el área administrativa de un Jardín Infantil, que por la cuarentena se mantiene cerrado, se atrevió a crear su propio emprendimiento para enfrentar los costos de la pandemia. 

Se llama La Blondinette, enfocado en vender preparaciones dulces artesanales, desde cuchiflis, galletas, brownies, alfajores, entre otros.

Francisca cuenta que la idea nació al ver que muchas familias pasaban más tiempo juntos cuando se dedicaban a cocinar. “Con una amiga empezamos a hacer recetas dulces, pero era algo nuevo para mi, porque sabía hacer preparaciones saladas. Ella me dijo que me quedaban muy bien las cosas dulces y que debería venderlas. Me quedó dando vuelta la idea de poder reinventarme y hacer cosas diferentes”, dice. 

Una vez que decidió iniciar su pyme, se dedicó a estudiar recetas, descargar libros y cursos online para interiorizarse en la pastelería y su técnica. Además, un sello diferenciador de La Blondinette es que en un proyecto culinario anterior, Francisca recorrió gran parte del país buscando proveedores artesanales, lo que le permitió “armar una gran base de datos para adquirir materia prima de primera calidad”. “Haber podido viajar me dio la oportunidad para llevar adelante este proyecto”, añade. 

En sus primeras semanas, Francisca afirma que La Blondinette “ha tenido una buena acogida en el público; les gustó la calidad y la presentación de los productos, algo de lo que nos preocupamos mucho y los clientes les ha gustado lo que proponemos, por eso queremos seguir trabajando y crecer”. 

Berto’s Pastas

El rubro de la gastronomía y los restaurantes ha sido uno de los sectores económicos más afectados a raíz de la pandemia. Ante la imposibilidad de atender público y operar con normalidad, muchos negocios han intentado solventar la situación potenciando el delivery. Sin embargo, otros emprendedores y pymes han decidido reinventarse ante la situación actual.

Ese es el caso de Alberto Ubilla, tras estudiar gastronomía y trabajar varios años en el rubro, decidió independizarse y crear un foodtruck junto a un amigo. Tras pasar algún tiempo realizando eventos, se establecieron de forma fija en la Universidad Pedro de Valdivia. “Nos iba muy bien, teníamos un público constante y nos fuimos haciendo una clientela que volvía todos los días”, señala Ubilla.

Este año tenían el objetivo de seguir creciendo. “Queríamos expandirnos un poco más, nosotros somos dos, pero buscábamos empezar a contratar gente, lograr hacer funcionar una verdadera pyme y dar el siguiente paso”, añade.

Sin embargo la pandemia de covid-19 paralizó por completo el negocio y tuvieron que tomar la decisión de cerrar temporalmente. “Al principio nos pilló a todos desprevenidos pero apenas levantaron la primera cuarentena me dije a mi mismo que había que hacer algo, había que podérsela. Ese mismo día fue a la Vega y compré ingredientes para empezar a hacer pastas y venderlas a domicilio”, cuenta.

Desde abril a través de su Instagram Berto’s Pastas ofrece pastas y lasañas caseras con ingredientes naturales. Lasaña de carne mechada, ravioles de espinaca, beterraga o zanahoria con distintos rellenos, y clásicos fettucinis acompañados con diversas salsas son parte de lo que ofrece su negocio.

“Aprovechando mis capacidades empecé de a poco y cada vez han ido aumentando más los clientes. Los primeros dos meses me fue muy bien, estoy muy agradecido de la gente porque como estaba recién empezando muchos amigos, familiares y conocidos me apoyaron”, señala Alberto, quien asegura que una vez que termine la pandemia le gustaría continuar con ambos negocios.

“Ahora ha ido bajando un poco la clientela porque hay mucha mas competencia. Y es entendible, ya que estamos todos tratando de adaptarnos a esta situación que es difícil, pero hay que ponerle ganas, uno no se puede bajonear”. 

 1 comentario

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
Comentarios
  • Hola!!!
    Que bueno que puedan hacer estos descubrimientos y entrevistar a pymes con fundadores talentosos y con ganas de salir adelante destacándose en lo que ofrecen a los clientes.
    En lo personal, he probado los dulces de La Blondinette y son espectaculares.

    Karly Gil.

volver al inicio