Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Dueños de restaurantes relatan cómo enfrentan la pandemia y el papel que ha jugado el delivery

Uno de los rubros más impactados por la emergencia por Covid-19 ha sido el de los miles de restaurantes que desde marzo no han podido atender público.

Si bien muchos de ellos han permanecido cerrados desde que comenzó la crisis, otros buscan alternativas para seguir funcionando y poder salir adelante en medio de la incertidumbre.

Aquí, los dueños de locales gastronómicos de distintas comunas de la Región Metropolitana relatan cómo están enfrentando la pandemia y la planificación para levantarse cuando se acabe la emergencia sanitaria.

“Esto en algún momento tiene que pasar”

En Ñuñoa, Héctor Sánchez junto a su socio se hicieron cargo de la administración del Restaurante Good en julio del año pasado. “Nos especializamos en comida chilena con platos de autor. Nuestra idea era democratizar la comida gourmet a un precio accesible para toda la gente, ocupando productos chilenos y de calidad”, cuenta.

Antes de que comenzara la emergencia, tenían buenas expectativas para el 2020. “Nos estaba yendo bien, pero esperábamos que este año fuera el despegue del local”, señala. Sin embargo, a mediados de marzo comenzaron a notar que disminuían los clientes y una vez que se decretó la prohibición de atender público, el restaurant tuvo que permanecer cerrado por tres semanas.

Ahora, se las han ingeniado para poder mantener el restaurant funcionando.”Hemos adaptado nuestra forma de trabajar hacia el delivery. Para eso, creamos un menú semanal con platos llamativos para la gente en su casa. Son recetas que las personas conocen y le gustan, pero que normalmente no hace porque requieren más trabajo, como pescado frito y pastel de choclo”, señala.

A pesar de que están potenciando lo máximo posible el despacho a domicilio, las ventas se encuentran en un 20% de lo que eran antes. “Tenemos que seguir, porque esto en algún momento tiene que pasar y es bueno que la gente vea que estamos con vida, que seguimos trabajando y que cuando todo esto termine, vamos a volver abrir, obviamente con todas las medidas que sean necesarias”.

Respecto al delivery asegura que, si bien es un formato que definitivamente se va a quedar “como restauranteros siempre nos gusta que la gente venga a compartir y a sentarse a las mesas. Hay mucho trabajo en la presentación de los platos, en la loza, la decoración, la música, que en delivery no se aprecia”.

“Será una lección de vida”

En Providencia, Mónica Venegas y su familia también han sido afectados por la emergencia, a través de sus restaurantes de comida china: Royal, que funciona hace cinco años en Manuel Montt 212, y El Real que abrió un tiempo después en Manuel Montt 1068.

“Antes nos iba un siete, teníamos muchos clientes y eran muy fieles. Ahora, con todo esto, ha sido horrible. Estamos apenas logrando sobrevivir”, cuenta. Desde el 18 de marzo no pueden atender público, así que han tenido que adaptarse para continuar con delivery. “Nos cambió la vida 180 grados. Mi sobrino y yo estamos en un restaurant, y mi marido y mi hermana en otro. Estamos como pulpos haciendo de todo”, señala y añade que como las ventas apenas alcanzan para pagar los arriendos de ambos locales, tuvieron que acordar que sus trabajadores se acogieran a la Ley de Protección del Empleo.

“Sabemos que esto va a demorar tiempo. La gente al principio va a tener miedo, va a tener menos plata y quizás no estén los ánimos para salir”, asegura, pero añade que confían en que van a salir adelante. “Con mi marido llevamos 30 años casados y la palabra que llevamos presente es resistir. Ahora eso estamos haciendo. Tratar de salvar nuestra inversión. Esto nos pilló de sorpresa, como a todos, pero será una lección de vida”.

Si bien las ventas han disminuido considerablemente, hoy en día el sustento que tiene para seguir funcionando es delivery a través de Pedidos Ya y a medida que pueden, realizan ellos mismos los despachos.

“Esto no nos va a ganar”

Durante cuatro años, Raúl Osorio fue el chef principal de destacados restaurantes de comida peruana en Santiago, como el Ayar Uchu y el Lima Limón. Después de esa experiencia, cumplió el sueño de tener su propio local y en La Reina abrió Donde Osorio, que trae productos directo desde Perú.

Pero hoy, enfrenta la incertidumbre que rodea a su rubro. “Estamos muy afectados, porque el público tiene mucho temor de frecuentar los espacios gastronómicos, y ahora prácticamente no tenemos comensales“, indica.

Si en un comienzo Don Osorio ganaba hasta un millón de pesos diarios, actualmente la venta bordea los 30 mil pesos. “Por suerte un par de días pudimos vender hasta 200 mil pesos, que sirve para pagar los gastos comunes y sueldos”, expresa.

Buscando salir a flote, también venden mediante delivery, que incluye descuentos para atraer más clientes. Pero eso lo ha obligado a reducir el personal, porque “lamentablemente en estos momentos tengo que evitar gastos”.

Asimismo, a través de Whatsapp, Osorio vende filetes de pescado a sus antiguos clientes y ofrece recetas gratuitas, “con eso mantengo a mi familia y cubro gastos del restaurante, y espero con las asesorías atraer nuevos comensales, una vez que pase esta pandemia, porque esto no nos va a ganar”.

“No hemos podido trabajar”

Cocinero de Los Mares es un local de comida peruana que se ubica en la comuna de Ñuñoa. Al igual que en los otros recintos, la pandemia del coronavirus, y el hecho que Nuñoa ha tenido una de las cuarentenas más prolongadas, afectó sus ventas. Por esa razón, también se acogieron a la Ley de Protección del Empleo.

Urbano Julca, su dueño, cuenta que “no hemos podido trabajar como quisiéramos y eso nos tiene preocupados”. Por eso, igual mantienen abiertas sus puertas e implementaron distintos protocolos sanitarios, como el uso obligatorio de mascarillas del personal.

Para mejorar las ventas, potenciaron el despacho a domicilio y están disponibles en Pedidos Ya, Rappi y Uber Eats.

Por último, Julca dice que en sus redes sociales ofrecen nuevas promociones, con las cuales buscan atraer nuevamente a los clientes. “Queremos trabajar duro para salir adelante y convertir esto en una oportunidad de mejorar nuestra calidad en el servicio”, indica.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio