Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Las posibilidades que entrega la Ley de Quiebra para que las pymes puedan reorganizarse

Una de las mayores preocupaciones de los emprendedores es que por sus deudas o gastos se les haga complejo continuar con el negocio, donde en el peor de los casos esto puede llevar a la quiebra de la pyme.  

En este escenario, hay una alternativa para buscar la posibilidad de que las empresas puedan volver a establecerse. Se trata de la Ley 20.720 de Reorganización y Liquidación de Activos de Empresas y Personas, o conocida coloquialmente como la Ley de Quiebra. 

Esta normativa establece diversos procedimientos que permiten que, en primer lugar, una empresa pueda reorganizarse o en otros casos extinguir sus deudas entregando todo sus activos. De igual manera, facilita que una persona natural renegocie sus deudas o extinguirlas entregando todos sus bienes. 

Las pymes que pueden acogerse a la ley deben tener una deuda superior a 80 UF -aproximadamente $2.300.000- y tener dos o más acreedores, como por ejemplo, un banco y una multitienda. 

Ventajas de la Ley de Quiebra para las pequeñas y medianas empresas

Benjamín Jordán, coordinador de la Red Expertosendeudas.cl, señala que “los beneficios que puede otorgar la ley de quiebras para las empresas son diversos, pero en primer lugar se puede llegar a un acuerdo entre la empresa deudora y sus acreedores para reestructurar sus activos y pasivos, es decir reorganizar su situación para poder continuar sin tener que terminar de funcionar”.

El experto explica además que una “empresa puede acogerse al procedimiento de liquidación, es decir, puede entregar todo lo que tiene para extinguir todas sus deudas, con lo que la empresa se buscará su término”.

Asimismo, Jordán indica que en el último año ha habido un incremento en el interés por acogerse a la “Ley de Quiebra” por parte de las empresas.

Lo anterior tiene como antecedente que según los datos de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, hasta agosto del 2019 un total de 1.132 empresas iniciaron el procedimiento concursal de liquidación, lo que representa un incremento de un 30% respecto del año anterior. 

A esto se suma la incertidumbre que atraviesas algunas pymes producto de la crisis social, donde el primer catastro realizado por el Ministerio de Economía indica que hay aproximadamente 6.800 empresas afectadas hasta el 31 de Octubre, lo que  afecta alrededor de 40.000 trabajadores. Cabe señalar que el gobierno abrió un nuevo catastro para encontrar otros negocios dañados. 

En este sentido, Jordán dice que “la posibilidad de reorganizarse o liquidar la empresa son soluciones posibles y atractivas en el primer caso si se necesita prórrogas de plazo, y en el segundo, si los daños son de tal dimensión que la empresa no pueda seguir adelante”. 

Por otro lado, el abogado recomienda a las empresas “que nunca es bueno tener al mismo tiempo costos fijos elevados y deuda financiera, en términos técnicos en finanzas a esto se le llama el “Principio de prudencia financiera” por el cual se aconseja nunca tener simultáneamente un ‘alto apalancamiento operativo y financiero'”. 

Además señala que no es conveniente “financiar los gastos o costos con deuda que tendremos que pagar en prontamente. A veces las empresas o incluso los mismos empresarios lo hacen como una medida desesperada para salvar su emprendimiento”. 

 1 comentario

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
Comentarios
  • Mientras no tengamos PAZ, nadie va a invertir, salvo que sea muy tonto.

volver al inicio