Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Más del 90% de las personas cree que el mundo privado debe aportar a los cambios sociales

El pasado lunes 18 de noviembre dese que estalló la crisis social en Chile donde la ciudadanía expuso sus demandas por una vida más digna, donde se mejoren las pensiones, aumente el sueldo mínimo, acceso a la salud y educación de calidad, entre otros temas.

Si bien se ha buscado alternativas para terminar con la desigualad que conviven gran parte de los chilenos, como el acuerdo por una nueva constitución y la Agenda Social impulsada por el gobierno, la incertidumbre todavía está presente, en parte por el impacto que tendría el estallido en la economía nacional y el empleo.

Respecto al último punto, una encuesta de Laborum.com -en la que participaron 1.476 personas- buscó conocer la postura de los colaboradores en Chile. Entre los resultados, el 91,1% declaró creer que en este contexto de movilizaciones, el mundo de las empresas privadas tiene una responsabilidad en aportar a que se generen los cambios sociales en el ámbito laboral.

En ese ámbito, en la medición se preguntó cuáles serían las formas en que las organizaciones deben realizar cambios. Ahí, el 47,4% de los encuestados asegura que una de las medidas debería ser el aumento de sueldo; el 21,2% declara que entregando mayores beneficios como, por ejemplo, buses de acercamiento, sala cuna o seguros de salud; para el 19,7% es importante que las empresas puedan potenciar acciones de responsabilidad social corporativa y para el 11,7% es relevante que en sus lugares de trabajo se incorpore un sistema de flexibilidad laboral.

La gerenta de marketing de Laborum, María Jesús García-Huidobro, señala que hay una probabilidad de que el Estado no sea capaz de abarcar completamente todas las demandas solicitadas, por lo que el mundo privado está llamado a aportar.

“No olvidemos que Chile adhiere a la Agenda 2030 de la ONU, de Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde todos somos responsables de generar los cambios: los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Es fundamental que las organizaciones y jefaturas entiendan que la legislación existente en nuestro estado determina sólo el mínimo exigido. Es nuestro deber crear condiciones dignas para nuestros colaboradores y entregar más allá de lo básico”, dice.

Asimismo, indica que cada organización, sin importar su tamaño, tiene el deber de reflexionar qué oportunidades de mejora tienen a su alcance. “Por ejemplo, en algunos casos podrá ser un salario ético y ajustes en las bandas salariales, en otras serán mejores condiciones en temas de alimentación, transporte, flexibilidad de horario, capacitaciones, seguros de salud, acciones de sostenibilidad, clima laboral y/o reconocimiento a la gestión de nuestros colaboradores. El punto aquí, es generar una nueva cultura de hacer empresa, en la que las personas realmente estén al centro de las organizaciones para crear así una sociedad más justa y al mismo tiempo equipos de trabajo más motivados y comprometidos”, explica.

Sobre las consecuencias que puede traer la crisis social en el trabajo durante los próximos meses, el 55,8% piensa que afectará de forma desfavorable, puesto que la economía se puede resentir y poner los empleos en riesgo; el 22,8% cree que sí pueden existir cambios positivos a corto plazo por las mejoras que generarán las demandas y el 21,3% cree que no pasará nada importante.

 ¿Cómo abordan la contingencia en la empresa?

 Una de las discusiones que se ha instalado en los trabajadores es que las organizaciones puedan ser empáticas con la situación de sus colaboradores, sobre todo en temas de transporte y horario. Sin embargo, el tema más complejo es el estrés y cansancio que pueden provocar las manifestaciones sociales.

Por eso, ante la pregunta sobre si los últimos incidentes afectaron el estado anímico de las personas, el 81,4% aseguró que sí. Y en ese desglose, algunos dicen que han dormido mal (19,9%), otros señalan estar más nerviosos, irritables y sensibles (51,8%) y también la ansiedad ha afectado en ciertas personas (9,7%). Por otro lado, solo el 18,5% dicen que no ha sido afectado en nada.

Sobre cómo abordan las organizaciones el conflicto, el 72,1% dice que sería buena una instancia de conversación en la oficina, ya que es una situación que los afecta a todos y sería bueno conocer la postura de la empresa y crear espacios de diálogo; el 15,5% dice que no, pues cree que el tema ya ha sido tratado por todos en otras instancias y el 12,3% dice que el trabajo no es un lugar para dar opiniones personales.

 También el 64,5% dice que sería bueno que las empresas entreguen ayuda psicológica, ya que se considera una buena señal de preocupación por parte del empleador hacia sus equipos de trabajo.

“De acuerdo a nuestra encuesta un 47,2% de las personas ha tenido instancias de diálogo en sus organizaciones, lo que es una buena señala pues con la gran incertidumbre que se está viviendo en estos días, sobre todo en el ámbito laboral, es importante que desde las organizaciones puedan conversar y aclarar el panorama que está viviendo la empresa. Para así poder entregar seguridad o claridad a sus equipos de trabajo”, agrega la gerenta de marketing de Laborum.com.

Finalmente, el 94,4% señala que su empresa debería seguir tomando medidas de resguardo para los colaboradores. Y sobre si seguir con la rutina laboral, el 58,6% cree es necesario y el 41,3% dice que no, ya que es la única forma de lograr cambios.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio