Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

¿Buscas una oficina más grande? Ojo con el ruido que tienen las plantas libres

Las plantas libres o espacios abiertos se convirtieron en la nueva tendencia para ambientes de trabajo. Sus instalaciones ofrecían entornos más sociables, creativos y colaborativos, pero a estos beneficios se le suma un gran problema: el exceso de ruido.

En una búsqueda por mejorar la distribución, crear espacios de colaboración y mejorar el clima laboral, las plantas libres se han convertido en los nuevos ambientes creativos de las empresas, pero a pesar de estas virtudes, su implementación puede conllevar molestas consecuencias como el ruido ambiente y la mala acústica.

Para la product Manager de Intergroupe, empresa especialista en habilitación y diseño de áreas de trabajo, Erika Cassanello, considera que la eliminación de muros y cubículos, si bien ha aumentado la comunicación e integración dentro de las compañías, el ruido ambiente es un problema que está afectando la salud de los empleados.

“Estudios han demostrado que un ambiente ruidoso en exceso puede tener un impacto negativo en la capacidad de los trabajadores para retener información, afectando los niveles de concentración, productividad y la calidad del trabajo. En consecuencia, ausentismo y/o una alta rotación del personal debido a la insatisfacción laboral”.

Además de estas consecuencias, el Ministerio de Salud establece reglamentos que norma las condiciones sanitarias y ambientales para los lugares de trabajo, medida que indica que la exposición a ruido estable o fluctuante debe ser controlada de modo que, para una jornada de ocho horas diarias, los trabajadores no deben estar expuestos a más de 85 decibeles, que equivale a una conversación o discusión acalorada.

En este sentido, las compañías se enfrentan al desafío de contar con espacios de trabajo con bajos niveles de contaminación acústica, a partir de soluciones poco invasivas que integren una estética neutra y ligada a los conceptos de la empresa, para, así, crear áreas de trabajo sanas, estéticas y funcionales.

Cassanello explica que es clave que las empresas entiendan y designen exactamente cómo se usará cada área, puesto que cada zona requiere sistemas especializados para controlar la transferencia de ruido.

“Entender el para qué de cada lugar y concepto a trabajar es clave. En el caso de los espacios utilizados para las discusiones grupales, éstos deben diseñarse con manera, la cual ayuda a disminuir la reverberación o ecos, para así, mantener la inteligibilidad de las conversaciones. Al mismo tiempo, una sala de reuniones requerirá aislamiento acústico adicional para garantizar su privacidad”, agrega Cassanello.

Que exista una correcta acústica y que, al mismo tiempo, el ruido no entorpezca las funciones cotidianas es parte del equilibrio que las empresas deben conseguir en sus espacios de trabajo.

“Se deben garantizar soluciones de construcción de interiores que mejoran el rendimiento acústico general de una oficina y lograr niveles controlados de ruido para cada sector. Pero además de esto, deben tenerse en cuenta factores como la durabilidad, flexibilidad del material a utilizar y su futuro mantenimiento”, puntualiza, Erika Cassanello.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio