Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Gobierno se enfoca en incluir más productos al Sello de Origen

Son parte del patrimonio cultural de Chile, de características únicas y con fuerte vínculo al territorio local. Así se definen los más de treinta productos típicos, que han logrado ser reconocidos con el Sello de Origen, es decir, que están protegidos ante la competencia desleal o la copia.

El limón de Pica; la sandía de Paine; los dulces de La Ligua y la inconfundible alfarería de Quinchamalí, son algunos de los productos que conforman esta lista, que recoge parte de la identidad y las tradiciones criollas. Una selección a la que el Gobierno se ha comprometido a sumar nuevos protagonistas.

Para lograrlo, el Ministerio de Economía se encuentra trabajando junto a Sercotec, los gobiernos regionales y los seremis de Economía de todas las regiones del país, con el fin de detectar, priorizar y determinar los productos locales que cumplan con los requisitos para ser protegidos a través de una denominación de origen, indicación geográfica, marca colectiva y/o marca de certificación.

“Desde el Gobierno del Presidente Piñera estamos trabajando coordinadamente para que todas las regiones del país continúen con este levantamiento de identificación de productos típicos de cada localidad, para que se vean beneficiados con el Sello de Origen, una herramienta importante que busca impulsar la innovación y el emprendimiento nacional”, afirmó el Ministro (s) de Economía, Ignacio Guerrero.

El plan de trabajo llevado a cabo por el Gobierno, contempla además iniciativas de apoyo, para seguir fomentando la puesta en valor de cada uno de los productos que ya se encuentran protegidos. Por lo tanto, se buscará mejorar el volumen de producción, canales de venta y competencias empresariales, entre otras variables.

Los beneficios del Sello de Origen han sido experimentados por productores de trece regiones del país. Julio González de la comuna de Paine, comenta que antes de haber recibido la protección “vendían sandías de otros lados y las pasaban como si fuesen de esta comuna. A nosotros eso nos bajaba el volumen de venta y de precio”.

Por su parte Elsa Pavez, productora de sal de Cáhuil, manifiesta que ha notado mucho la diferencia desde que fueron beneficiados por el programa. “Había personas que ocupaban el nombre de Cáhuil para vender sal de otros lugares. Afortunadamente el sello certifica que esta sal es de aquí y que se produce desde la época de los españoles”, comenta.

Por último, Daniela González, productora de aceite de oliva del Valle de Huasco, agradece la denominación, y asegura que “el Sello de Origen entregará un resurgimiento a nuestro producto y a la olivicultura en nuestra provincia”.

En consecuencia, se aspira generar un mayor valor por lo único y lo tradicional, como atributos diferenciadores de la decisión de compra. Tendencia que va en directo beneficio de las comunidades locales.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio