Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Opinión. La entrevista laboral efectiva: evidencia, evidencia, evidencia

Por Cristian Duarte, Transearch Chile

La mejor guía para el desempeño laboral futuro de una persona es su comportamiento pasado. Para hacer un puente entre lo que pasó ayer y lo que pasará mañana debemos conducir entrevistas basadas en la evidencia.

Una buena parte de los ejecutivos no tienen adecuadamente desarrolladas las habilidades para ser buenos entrevistadores. Tienen la errónea creencia de que mientras más entrevistas hagan mejores entrevistadores serán. Es un paradigma construido sobra la noción de que la intuición y el feeling es lo único que se requiere. Cuando un error puede llegar a costar 15 veces la compensación del cargo en cuestión, lo que describimos puede ser un hábito bastante caro y, un buen entrenamiento, una decisión altamente rentable.

Una entrevista es una conversación con un propósito. Como toda relación relevante tiene que ver intensamente con el nivel de “rapport”. El mejor amigo del rapport es la cortesía, su primo es el respeto y un buen vecino es un lenguaje corporal reforzador.

La decisión de un candidato de unirse o no a una organización estará fuertemente influenciada por su percepción de si disfrutará o no de trabajar con el entrevistador. Parece una mera simplificación, pero no lo es. El manejo de la entrevista tiene varias facetas: organización, preparación, puntualidad, apertura, calidez y autenticidad.

La entrevista es un proceso de dos vías. Aplicar la regla de “sin sorpresas” permite al candidato tomar una decisión bien informada. Es preciso compartir lo bueno, lo malo y lo feo del cargo y la empresa. El resentimiento no es una emoción muy deseable en un nuevo colaborador. Es importante tener presente que, si no logra aterrizar adecuadamente, no se quedará por mucho tiempo, podrá permanecer en el cargo por un par de años, pero su cabeza estará pensando en una nueva posibilidad.

La evidencia del desempeño pasado del candidato es el mejor predictor de su éxito futuro. Una clara definición de resultados medibles y esperados en el cargo entregan los elementos para hacer la conexión con la historia de logros del candidato. El CV elaborado ayuda a conocer su trayectoria e hitos más importantes, sin embargo, es fácil caer en el error de entrevistar al CV y someterse a la agenda del candidato. Un buen entrevistador irá más allá del CV, debe tener muy claro los resultados que se esperan de la posición y evaluar con la mayor objetividad posible si el candidato es el indicado para ese desafío.

Los entrevistados en estos días suelen venir con una preparación profesional para dar entrevistas y decir lo que se espera que digan. Los buenos entrevistadores deberían ser rápidos en darse cuenta de aquellas respuestas que vienen preparadas. La clave está en las preguntas: para realizar una gran entrevista, se deben formular grandes preguntas que se refieran a: situaciones pasadas relevantes, contexto organizacional, acciones realizadas y resultados obtenidos.

Una entrevista efectiva no tiene que ver solamente con la entrevista sino también con la calidad de su preparación.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio