Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Seis ventajas y cuatro riesgos de contratar adultos mayores para tu emprendimiento

Son cada vez más funcionales, están más disponibles y, además, serán muchos más conforme pasa el tiempo.

Por eso, la decisión de contratar un adulto mayor o un senior para tu empresa es una posibilidad cada vez más cercana, pero generalmente descartada por empresarios que no ven en ellos un trabajador. Al menos no para su empresa, principalmente porque las personas tendemos a uniformar nuestras compañías, y los viejos terminan relegados y sin oportunidades.

“El mercado laboral empieza a identificar a la tercera edad como un grupo significativo de consumidores. Sin embargo, dada la condición de sobrevida, las bajas pensiones y, por sobre todo, la vitalidad con que enfrentan ‘los años dorados’, se ha transformado en una generación que está presionando al mercado del trabajo, llegando inclusive a ser competencia de los jóvenes, en su mayoría estudiantes universitarios, en labores como empaques, garzones, reponedores y acomodadores de autos”, explica el académico de Ingeniería Comercial de la Universidad del Pacífico, René Rivera.

La idea del trabajo de los adultos mayores tiene que ver también con que, más allá del beneficio económico del trabajo, así pueden mantenerse activos y sentirse útiles y esto, de pasada, puede ser muy beneficioso para las empresas.

De hecho René Rivera, describe seis ventajas  de contratar seniors en tu empresa:

  • Mejor servicio o calidad de atención al cliente: Un adulto mayor cuenta con un mayor “recorrido” laboral, además de tener la capacidad para distinguir entre las demandas de los usuarios versus  el cumplimiento en la calidad del producto o servicio ofrecido por la organización.
  • Mayor estabilidad laboral: La persona adulta asume mayor responsabilidad frente al empleo, lo que se traduce en una priorización positiva del trabajo y en una baja tasa de ausentismo laboral. Además, tienen una mayor estabilidad laboral y continuidad del servicio, al entender que las oportunidades de trabajo son restringidas.
  • Creatividad frente a problemas: La larga experiencia laboral les entrega un hándicap de creatividad, con el cual pueden hacer frente a situaciones imprevistas que se presenten.
  • Más concentrados: Cumplen con la jornada de trabajo, son más eficientes y tienen menor tentación a entrar a las redes de comunicación y tecnología que un joven o adulto joven.
  • Beneficios económicos: En general, los adultos mayores tienen menor exigencia de renta que los más jóvenes. Desde la óptica de los costos de capacitación e inducción al trabajo, la organización no incurre en mayores gastos al incorporar un capital humano con vasta experiencia laboral y cultura organizacional.
  • Vinculación con el mundo real y la Responsabilidad Social Empresarial: La empresa, al contratar adultos mayores, apoya la calidad de vida y expectativas de quienes están en condiciones de seguir aportando al desarrollo del país.

Pero no todo es miel sobre hojuelas y, al igual que otros grupos de trabajadores, los seniors tienen desventajas al momento de estar dentro de una compañía. Aquí Rivera comparte cuatro, todas perfectamente previsibles y manejables al interior de la compañía.

  • Rigidez. La tercera edad es poco proclive al cambio y prefiere ambientes más estructurados.
  • Cansancio. Desde el punto de vista físico, existe un natural deterioro biológico que en determinadas funciones afectaría la eficiencia del adulto mayor en el trabajo.
  • Sin proyección. La corta vida laboral que les queda a los adultos mayores no les permitiría una proyección de una carrera.
  • Evitan tareas más pesadas. No podrán cumplir funciones donde el esfuerzo humano o fuerza sea una condición de acceso al trabajo.
 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio