Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Experto y boom del mercado de crianza infantil: “No es necesario comprar, lo que los niños necesitan es jugar”

 

Sólo el año pasado los chilenos gastamos más de US$250 millones en juguetes.  Esto ha impulsado y sofisticado  todo un mercado enfocado en los más pequeños, aumentando competencia y variedad. En Chile, por ejemplo, el brazo forestal del Grupo Angelini lanzó una línea de juguetes de madera, Lookid, y en el mundo, Lego cerró el 2016 con la mayor utilidad de su historia.

Además, no son pocas las pequeñas empresas que están apostando por este mercado, generando soluciones pero, por qué no decirlo, desorientación en los padres.

Pues simplemente se dice que no, y ya está”.

Es que si bien se valora una oferta mayor, hoy es difícil decidir saber qué, de entre toda la oferta, es útil para los objetivos de una crianza sana que los padres buscan para sus hijos.

Por eso, y aprovechando la gira que está por estos días dando por Chile el reconocido pediatra y experto en crianza Carlos González, le preguntamos cómo era posible orientarse hoy para lograr una crianza más eficiente.

-¿Es necesario comprarlo todo? ¿En qué debo fijarme a la hora de comprar o buscar elementos que realmente sean útiles para criar a mis hijos?

-“No es necesario comprar nada. No hay que estimular a los niños. Lo que los niños necesitan es jugar, que es una actividad espontánea y divertida, y no ser estimulados, que es una cosa pasiva y bastante inútil. Los bebés y niños pequeños juegan con cualquier cosa, lo que quieren es tocar objetos reales, cotidianos, manipularlos, explorarlos y chuparlos. A los niños mayores les gustará tener algunos juguetes, cosas con las que de verdad el niño pueda jugar (y no limitarse a observar cómo el juguete electrónico juega solo)”.

El niño consumista no es más que la víctima inocente de algún adulto que intenta ganar dinero a costa de los niños”.

-¿Es sano que los niños usen dispositivos electrónicos como celulares o tablets? Pensando que incluso hay tablets diseñadas para niños. ¿Debemos limitar su uso?

-“Hasta los dos años, la American Academy of Pediatrics recomienda que los niños no estén expuestos a pantallas. Ninguna. Ni tele, ni ordenador, ni tablet, ni celular, ni nada. Se teme que puedan interferir con el desarrollo del sentido de la vista”.

-¿Y después de los dos años?
-“Aquí los problemas son otros”.

“La calidad de los programas: ¿Está viendo documentales de naturaleza, o películas violentas, o ‘realities’ en los que la gente se dedica a insultarse?”
“El tiempo perdido. El tiempo que están viendo la tele (o el ordenador o la tablet) es tiempo que no dedican a cosas mucho más importantes, como correr y saltar, jugar, hablar con sus padres o con sus amigos, abrazarse, contar cuentos y escucharlos…”.

Aunque sorprenda, González es conocido y controversial por apelar al sentido común. El médico pediatra es autor de best sellers como Bésame Mucho, Un regalo para toda la vida y Mi niño no come, y es presidente de la Asociación Pro Lactancia Materna de Barcelona, miembro del Consejo de Asesores de Salud de La Leche League International, asesor de la Iniciativa Hospital Amigo de los Niños de Unicef y especialista en lactancia materna de la Universidad de Londres.

-¿Cómo limitamos o enseñamos de manera sana a un niño a tener un sentido de propiedad?

-“Los niños ya suelen tener un fuerte sentido de la propiedad. Lo difícil es que cedan sus cosas a otros. No hay que presionarlos; con los años aprenderán qué cosas se pueden prestar, y a quién”.

-¿Cuál es la mejor manera de decirle que no a un niño al momento de consumir?

-“Pues simplemente se dice que no, y ya está. ‘No, cariño, no vamos a comprar esos zapatos, ya tienes unos zapatos’ o ‘son demasiado caros, compraremos estos otros’, o ‘no, cariño, no conviene beber ese refresco, lleva mucho azúcar y no es bueno para la salud; mejor bebemos agua’.

-¿Cómo y cuándo regulamos el instinto de pedir todo de un niño?

-“Desde luego, sería mejor atacar la raíz del problema, e intentar que nuestro hijo no esté expuesto a la publicidad. El niño consumista no es más que la víctima inocente de algún adulto que intenta ganar dinero a costa de los niños”.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio