Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Opinión: La endogamia del ecosistema chileno

Por Ángel Morales, director de Operaciones y Ecosistemas  UDD Ventures

 

Hace unos años se nos hizo creer que teníamos nuestro propio “Chilecon Valley”. Sin embargo, el autoengaño siempre termina siendo un camino equivocado. Es más, el solo hecho de pensar en tener en Chile un “Silicon Valley” es, al menos, naive. Básicamente porque las condiciones y características que poseen este tipo de espacios geográficos no son transferibles dado que son parte de su matriz cultural.

La evidencia nos muestra que los ecosistemas vibrantes suelen ser heterogéneos, se basan en la confianza, en las relaciones no transaccionales, en la reciprocidad indirecta, y por supuesto, tienen al menos una pizca de ‘contracultura’ ”.

Sabemos que lo que hace únicos a este tipo de hubs es su nivel de concentración de talento, inversión e infraestructura tecnológica. Ahora bien, la mayor parte de ese talento son inmigrantes, con diferentes creencias y distintas maneras de vivir la vida. Esa heterogeneidad es la que hace vibrante a ecosistemas como los de Seatle, Boulder o Palo Alto. Al atraer a un mismo lugar a gente talentosa, a financiamiento privado y a empresas tecnológicas, solo cosas buenas pueden pasar.

Si bien en Chile hemos dado algunos pasos en la apertura de nuestro paradigma cultural, aún seguimos siendo clasistas, desconfiados y socialmente endogámicos. Lo anterior se traduce en que en general se suelen ver siempre a las mismas personas en eventos de innovación, postulación a convocatorias de incubadoras/aceleradoras o premiaciones del emprendedor del año. Las causas de esto son variadas, y van desde la gentrifricación de la ciudad, pasando por el clásico  “CVA (Cómo Vamos Ahí)”, hasta llegar a los “amiguismos” que suelen cerrar espacios a nuevos entrantes que no pertenecen a esas elites.

La evidencia nos muestra que los ecosistemas vibrantes suelen ser heterogéneos, se basan en la confianza, en las relaciones no transaccionales, en la reciprocidad indirecta, y por supuesto, tienen al menos una pizca de “contracultura”. ¿Cómo podemos avanzar más rápido en esta dirección? Algunas ideas que se me ocurren son: compartir más con tu vecino, trabajar con gente nueva en un café o cowork, asistir a eventos a los que no habías ido antes o siendo parte de comunidades de práctica, entre otros. El tema de los grupos de práctica está tomando una fuerza inusitada en varias ciudades del mundo. Sin ir más allá, el grupo de desarrolladores de Google está impulsando diversos grupos en las principales ciudades donde tienen operación, incluso financiando su gestión.

En el caso de Chile, existen diversos grupos temáticos que se han ido gestando. Algunas empresas se han ido acercando a estos grupos para conocer y aprender más de ellos. Es vital seguir avanzando para que estos y otros espacios no sean cooptados por “los mismos de siempre” y mantengan sus puertas abiertas a personas que no estudiaron en los mismos colegios, no fueron a las mismas universidades ni trabajaron en las mismas oficinas de quienes fueron los pioneros del ecosistema de innovación y emprendimiento en Chile.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio