Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Dr. Pyme: ¿Qué deben tener en cuenta las pymes al importar y exportar productos?

Gracias a los tratados de comercio que Chile sostiene con los principales mercados del mundo, la economía nacional se encuentra en un buen momento para el comercio exterior, situación que no solo beneficia a las grandes empresas nacionales, sino que también puede extenderse a las pymes chilenas.

Para que estas oportunidades se conviertan en una verdadera oportunidad de crecimiento para las pequeñas y medianas empresas del país, el académico del área Logística de la Escuela Comercio de Santiago, José Arenas Dahmen, entrega su visión y experiencia sobre esta interesante oportunidad de negocio.

 

Importar: riesgos y cuidados

El primer error que puede cometer una pyme que desea importar productos es elegir el proveedor equivocado.  “Es importante asegurarse de que el proveedor exista y no sea uno de papel. Por ejemplo, si se desea importar desde Asia, existen sitios web especializados como Alibaba que cuentan con herramientas que permiten verificar la fiabilidad del proveedor, si cuenta con la mano de obra necesaria y volumen de producción requerido de acuerdo a la necesidad del mercado al que se desea satisfacer”, afirma Arenas.

Es posible también que la calidad del producto sea por debajo de lo esperado. Muchas veces no se está seguro si el producto que ofrece el proveedor seleccionado cumple con los requisitos esperados por parte del importador. El experto afirma que “para despejar cualquier duda al respecto, es necesario solicitar muestras de los productos a comercializar para que, idealmente, el mismo cliente certifique la calidad de lo requerido. Adicionalmente, se pueden contratar servicios especializados de empresas que se dedican a certificar la calidad de los artículos importados”.

También es importante preocuparse de estimar correctamente los costos.  Para ello es crucial conocer la estructura de costos que compone la importación, establecer la utilidad esperada y desde ahí analizar si el negocio es rentable. “Si no hay claridad al respecto, hay una alta probabilidad que el emprendimiento, el cual se comienza con mucho entusiasmo, no llegue a buen puerto. Para ello, es importante utilizar el Incoterm más adecuado entre el proveedor y el importador y considerar el costo de bodegaje y el costo asociado al pago del IVA”, destaca el académico de Escuela de Comercio.

Por otra parte, hay que considerar los tiempos de sobrestadía, ya que se puede correr el riesgo de que la mercadería importada permanezca por un tiempo mayor al deseado en el puerto de destino, lo que implica que ese sobretiempo debe ser pagado. “Esto puede darse en caso de que los gastos relacionados,  como los acordados por anticipado o que los documentos relevantes no sean presentados en forma oportuna, no sean cancelados oportunamente”, enfatiza el experto.

 

Exportar con éxito

Al momento de exportar, la falta de experiencia puede ser el principal factor de fracaso.  Hay ocasiones en que el entusiasmo es tal que se pretenden abarcar varios mercados e introducir rápidamente el producto a comercializar sin tener en cuenta los altos volúmenes a producir. “Si no hay claridad respecto al plan de producción para satisfacer la demanda, es probable que el consumo no sea satisfecho ocasionando la inconformidad del cliente final”, aclara Arenas. Para ello, es clave desarrollar un programa de manufactura que busque dar respuestas a las preguntas cuánto y cuándo producir.

Son varios los eslabones que componen la cadena de exportación, entre ellos, el proveedor, el agente de aduanas, el embarcador o forwarder, aduana, el intermediario encargado de canalizar la distribución en el país de destino y el cliente. Si no hay un seguimiento riguroso de las actividades que realiza, al menos, hasta el intermediario, se corre el riesgo de no tener el control de la operación generando incumplimientos con obligaciones aduaneras o fiscales.

Finalmente, los riesgos políticos del país al que se exporta también son un factor importante que se debe considerar.“Aquellos países en donde las reglas del juego varían, como cambios en las reglas aduanales, las condiciones de pago o requisitos de internación de productos, hay grandes posibilidades de que el proceso de exportación se convierta en algo indeseado y con consecuencias nefastas para el exportador”, asegura el experto. Debido a ello,“se debe estudiar muy bien el país elegido para realizar la transacción”, advierte.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio