Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Propiedad Industrial: ¿Cómo resguardar legalmente las variedades vegetales ?

Con la apertura de la economía mundial, nuestro país ha participado en la suscripción de numerosos acuerdos comerciales que han permitido diversificar sus exportaciones y productos, en especial, de naturaleza agrícola.

El valle central de Chile ofrece condiciones climáticas ideales que favorecen el crecimiento de variedades de frutas y granos. Debido a su aislamiento geográfico se reduce la presencia de parásitos extranjeros y enfermedades, como también, al estar situado en el hemisferio sur, su estación de crecimiento permite exportaciones de la fruta durante los meses de invierno a los principales destinos del hemisferio norte, condiciones que permiten a la industria agroalimentaria seguir prosperando.

Dichas condiciones climáticas y geográficas nos invitan no sólo a conformarnos con la exportación de nuestros tradicionales productos agrícolas, tales como la uva, manzana o el durazno, por sólo mencionar algunos, sino que también a desarrollar en éstos nuevas y distintas “variedades”, con particulares características que las pueden hacer más atractivas, ya sea por su sabor, forma, color o período de maduración.

“Lo anterior conlleva a incrementar la investigación y desarrollo, destinando importantes recursos humanos y económicos para la creación de nuevas variedades, aspecto donde la propiedad industrial juega un rol fundamental”, explica Flavio Belair, abogado del estudio jurídico Johansson & Langlois.

 

¿Cómo acceder a una protección legal?

El abogado explica que, en efecto, el innovador de este tipo de productos puede solicitar su inscripción ante el Servicio Agrícola y Ganadero bajo la figura de “variedad vegetal”, en la medida que ésta tenga novedad, estabilidad y homogeneidad. Gracias a esto, nace el derecho para usarla en el comercio de manera exclusiva y excluyente por 18 años para árboles y vides y 15 años para las demás especies, figura jurídica que sin duda le proporciona un valor agregado a un producto básico e impide la “biopiratería”.

Sin embargo, con las favorables condiciones climáticas de nuestro país, sorprende que la mayoría de las solicitudes de inscripción de variedades vegetales provengan de personas o entidades extranjeras, en circunstancias que la innovación en productos del agro puede representar mayores ventajas económicas, además de su exclusividad, tales como el mejoramiento en la calidad del producto, la obtención de plantas de mayor rendimiento o mejor resistencia a las plagas y las enfermedades y el aumento del valor o capacidad competitiva de explotar comercialmente los cultivos en los mercados mundiales del siglo XXI.

Finalmente, el experto de Johannson & Langlois señala que “es hora que nuestra industria agrícola tenga otra mirada sobre la explotación de sus productos, agregándole un valor adicional, como es la innovación, ya que este concepto marca la diferencia existente entre países en vías de desarrollo con países desarrollados”.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio