Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

¿Tu pyme necesita un abogado? Confírmalo aquí

Aunque no es necesario para todas las empresas, el abogado podrá encargarse de redactar los contratos de sus trabajadores, proveedores y clientes, dependiendo de la empresa, además del reglamento interno del negocio.

Muchas serán las personas involucradas en el desarrollo de un negocio. Toda pyme sabe que un contador o su socio capitalista serán personajes fundamentales en el desarrollo de su empresa. ¿Y los abogados? Este profesional también cumplirá un papel relevante en la evolución de la empresa, pero para hacer efectiva su participación, el empresario debe tener claro en qué situaciones lo necesitará.

En general, las personas tienden a pensar que necesitan acudir a un abogado en múltiples ocasiones, cuando en realidad su participación o presencia no es siempre requerida. Por ejemplo, contar con un abogado para constituir una sociedad no es necesario.

No obstante, puede existir el caso que el notario solicite que las minutas de la escritura estén redactadas por este tipo de profesionales.

Una de las funciones principales que cumplirá el abogado en el desarrollo del negocio será asesorar al empresario en diversas áreas. Por ejemplo, estos podrán recomendar que tipo de sociedad es aconsejable que constituya, dadas sus características personales.

Pero, una vez que la empresa se organiza, requerirá realizar una serie de trámites ante el Servicio de Impuestos Internos —como obtención de rut, timbraje de documentos, etc.— e incluso ante las autoridades sanitarias. Dependiendo del rubro del negocio, las tramitaciones involucradas serán distintas y múltiples, por lo que recomienda asesorarse.

Además, el abogado podrá encargarse de redactar los contratos de sus trabajadores, proveedores y clientes, dependiendo de la empresa, además del reglamento interno del negocio.

Una vez que realiza estos trámites y que fue asesorado, por lo que cuenta con bases sólidas para echar a andar su negocio, podrá tener una relación más esporádica con el abogado y contactarlo exclusivamente cuando pretenda realizar cambios en su negocio, como incluir a un nuevo socio, o cuando esté frente a un conflicto, explica la experta.

Respecto a esto último, aconseja que frente a un potencial conflicto, lo primero que deberá hacer el empresario es contactarse con un abogado, y no esperar hasta que una demanda llegue a su escritorio.

Dependiendo del tipo de negocio y de su tamaño, algunos empresarios preferirán tener un contacto más habitual con su abogado y asesorarse, y no sólo contratarlo para situaciones específicas. La experta de E&Y señala que este es un buen modelo a adoptar cuando el empresario tiene consultas básicas la mayoría del tiempo y necesita a un profesional a su disposición.

Además, de esta forma su abogado podrá mantenerlo informado de las modificaciones legales que pueden afectar su empresa, como cambios en normativas ambientales o sociales.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio