Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Fundador de Khipu propone destinar una parte de los fondos de pensión al financiamiento de la innovación

Khipu es un emprendimiento chileno creado en el 2012. Es una plataforma que permite ejecutar transferencias, ahorrando tiempo y con altas medidas de seguridad. Hoy Khipu ya está presente en más de 850 comercios activos, con transacciones superiores a los $6.500 millones al mes. En otras palabras es una start-up que transitó su camino a pyme que goza de buena salud. En ese contexto y cómo se ve el ecosistema del emprendimiento nacional, Portal Pyme conversó con Roberto Opazo, uno de sus fundadores.

EN QUÉ ESTÁ KHIPU

En su oficina ubicada en plena comuna de Providencia, en calle Las Urbinas, Opazo nos cuenta que Khipu está lejos de ser comprado por PayPal (como algunos han sugerido), todo porque “Nosotros hemos diseñado la empresa para competir con PayPal y al diseñarla de esa manera, no somos muy comprables por PayPal. Ellos toman sus decisiones centralizadamente en Estados Unidos, son una empresa valorada en $47 mil millones de dólares, con un presupuesto infinito y desde ahí controlan sus filiales en más de 170 países”, indica Opazo.

“Nosotros, en cambio –originalmente por necesidad- pero, después nos terminó gustando, definimos un modelo de internacionalización basados en la venta de una franquicia. O sea, nosotros vamos a un país y adquieres un buen socio que pueda comprar esta franquicia, que tenga redes locales, que tenga buen financiamiento, que sea creíble, que pueda llegar tanto a la banca como a la autoridad, y a los comercios. Le vendemos una franquicia que le permite quedarse con la mayor parte del valor de Khipu para ese país, y tomar muchas decisiones locales, por lo tanto, pasamos a ser una empresa estructuralmente muy distinta a PayPal y poco comprable por PayPal”, añade.

En este sentido el fundador de Khipu adelanta que el camino de la empresa “Termina en la apertura a bolsa porque hemos diseñado la empresa para que pueda crear valor, no para venderla y ahora estamos en ese proceso de crear valor. En ese camino, también hay que crear valor con los accionistas y darles liquidez”, algo que debería pasar (según sus cálculos) en el año 2022.

EL ECOSISTEMA DE EMPRENDIMIENTO Y CÓMO MEJORARLO

Y hablar del año 2022, nos llevó a conversar sobre el actual escenario para los nuevos negocios en el país. Ahí, es que Roberto se relaja y manifiesta sus reparos sobre el ecosistema existente, donde asegura que “No hay una mirada país que vea el emprendimiento-país, como en su momento se miró el tenis, por ejemplo”.

Opazo detalla que esto es como “Cuando empezó a surgir el tenis. Nos empezamos a ilusionar con el ‘Chino’ Ríos y empezó a haber una cierta cobertura ya no del partido, sino del trayecto, del cómo vas subiendo en función de la expectativa de llegar a ser el número uno. Y Chile llegó a tener un número uno”. El fundador de Khipu añade que “En el mundo del emprendimiento también existe ese concepto, pero la manera en que se cuentan las historias normalmente no se encargan del trayecto de un país que busca llegar a tener un número uno en innovación”.

En este sentido, el líder de Khipu explica que “Un número uno es un unicornio, una empresa valorada en mil millones de dólares o más en alguna forma. Cristal Lagoons es el ejemplo de nuestro país, pero triste ejemplo porque ellos no pagan tributos en Chile. Cristal Lagoons partió en Chile, se desarrolló en Chile, tuvo mucho apoyo del INAPI y finalmente fue comprado por una empresa Internacional, están constituidos fuera de Chile y el beneficio económico que eso produce no llega a Chile”.

PROPUESTAS DE MEJORA

Para Opazo lo que se puede hacer es seguir el ejemplo de Estados Unidos en financiamiento de la innovación. En el país del Tío Sam se “Destinó una parte de los fondos de pensión que van al financiamiento de la innovación, porque la palabra emprendimiento no es necesariamente correcta. Acá estamos hablando de financiar la innovación, entonces una parte de los fondos de pensión en Estados Unidos se destina al financiamiento de la innovación y eso significa que en el Silicon Valley y otros polos de innovación siempre hay suficiente dinero para emprendimientos basados en innovación”, aclara.

El CEO de Khipu explica que “En Chile, es al revés. En Chile el capital es ultra caro. Cuando llegas al “valle de la muerte”, que es cuando la empresa es más grande pero aún genera pérdidas, tiene que ir tan rápido que necesita consumir más capital y en ese espacio Chile no está preparado, por lo tanto, hay que financiarse afuera. De hecho nosotros (en Khipu) pasamos esa etapa financiándonos vía crowdfunding, no entramos financiados por un fondo de inversión, porque los fondos de inversión plantean una ecuación que nos parece completamente desequilibrada, es la consecuencia de tener más proyectos que fondos”.

Además, Opazo aclara que en cuanto a los inversionistas locales “Tienen alternativas de poco riesgo, como las inversiones inmobiliarias que rentan mucho para el nivel de riesgo involucrado. Entonces, cuando uno se sienta a la mesa con un inversionista local de por medio, él cobra caro el dinero. Si su alternativa es ponerlo con una buena rentabilidad, con bajo riesgo, entonces la alternativa del emprendedor prácticamente no existe”.

Incluso muchas veces el inversionistas se sienta a la mesa “apalancado por la CORFO”, es decir, por cada peso del inversionista, la CORFO pone 2 o 3, lo que aumenta el poder de negociación del que ya está en la posición de poder. En España esto se hace al revés, el órgano equivalente a la CORFO asigna al prendedor el subsidio, sujeto a que este encuentre un inversionista. De esta forma, el emprendedor se sienta a la mesa con 2 pesos por cada peso que pone el inversionista, pero ambos se necesitan, puesto que los 2 pesos del emprenderos solo estarán disponibles si convence al inversionista. Esto promueve acuerdos más justos y sustentables.

En este sentido, son los mismos inversionistas quienes “Te dan un montón de ejemplos de ideas malas y son buenos ejemplos de ideas malas. Pero, ¿cómo tu rompes eso?, ¿cómo llegas a un ecosistema donde tienes muchos emprendimientos y esos emprendimientos tienen muchos financiamientos?”, pregunta. 

Opazo toma aire y sostiene “Tienes que generar un ecosistema forzado. En Estados Unidos la industria del financiamiento de la innovación contribuye positivamente a los fondos de pensión, es rentable. Entonces tú, por un lado, obligas a que los fondos de pensión inviertan un porcentaje en este tipo de acciones. Por lo tanto, ahí no es muy difícil decir ‘un medio por ciento debe financiar innovación’. Con un medio por ciento que financie innovación, significa que se nos desborda el dinero disponible para financiar la innovación en Chile. Y por lo tanto, garantiza que tengamos un campeón mundial”. Lo interesante es que esto no sacrifica en nada las pensiones de las personas, puesto que está demostrado que la industria de la innovación produce rentabilidades positivas y se produce una ganancia en muchos aspectos de la sociedad.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio