Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Anro, el emprendimiento artesanal de chocolates de Coquimbo

Un emprendimiento artesanal se esconde entre medios de las casas de la Avenida JJ Perez en el sector de Peñuelas, aún cuando sus productos ya son un éxito en todo Coquimbo. Este es el caso de Anro, una chocolatería atípica de la región de Coquimbo, que no cuenta con letreros o publicidad, pero que ya es sumamente exitosa a nivel local.

Este negocio, creado por Angélica Alcayaga y su marido Rodrigo Carrión, comenzó en 2003 como un pasatiempo. “La recepción fue muy buena y nos dimos cuenta que había un nicho interesante, así que construimos un pequeño taller en nuestra casa y empezamos de a poco” cuenta el hombre oriundo de Valdivia.

Un comienzo artesanal

Inicialmente estos emprendedores fabricaban cuchuflies, figuras de chocolates, alfajores y bombones. No obstante, al poco tiempo se dieron cuenta que tenían que optar por sólo uno de estos productos. “No nos quedaban bien todos, así que dijimos decidamos por uno y hagámoslo bien, y ahí fue cuando llegamos al mundo de los bombones”, señala Alcayaga.

El primer paso en perfeccionarse fue mejorar el chocolate de sus productos, ya que hasta el minuto ocupaban un sucedáneo. Posteriormente, la pareja decidió participar del programa “Capital Semila” de Sercotec, para equipar e mejor manera su taller y construir una sala para atender a sus clientes.

Con este incentivo, Angélica decidió comenzar a profesionalizarse personalmente en el mundo de la chocolatería artesanal. Así que en 2013 tomó su primer curso en Buenos Aires. Una experiencia que repitió en 2014, con el nivel 2, y en 2015, con un taller de chocolatier profesional. Incluso, la pareja decidió visitar Ecuador para aprender un poco más de su producto, en la tierra de donde nace uno de los tipos de más finos de chocolate del mundo.

Los sabores de Coquimbo

Hoy en día, los chocolates “Anro”, elaborados a mano y de manera artesanal, tienen un 60% de cacao como mínimo. Dentro de sus rellenos destacan sabores tradicionales como cerezas y frutilla, junto a otros más innovadores; como tabletones de pimienta o pie de limón pica, merkén, mazapán.

A estos bombones se suma, además, su nuevo producto “Sabores Tres Valles” Región Estrella Coquimbo. Este nuevo tipo de chocolates buscará representar las diversas comunas de esta región, desde Río Hurtado, con un chocolate con manjar de leche de cabra hasta “Mamalluca” con relleno de copao.

“No tenemos tienda, no tenemos letreros, ni nada que la gente nos pueda distinguir cuando pasan por afuera de nuestra casa, no nos manejamos mucho en las redes sociales, pero desde hace dos años que no he salido a vender y seguimos creciendo”, confiesa Rodrigo.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio