Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Dudas: ¿Despedir o no a ese empleado?

Encontrar colaboradores buenos y comprometidos no es fácil. No precisamente porque existan muchos profesionales que no se esfuercen en hacer bien su trabajo, que sean flojos, tengan una personalidad difícil o que tengan problemas para trabajar en equipo. Ese tipo de personas son fáciles de detectar como trabajadores terribles y de despedir. Pero, ¿qué pasa cuando el verdadero problema de tu oficina es alguien que realiza sus labores perfectamente?

Rumores, rumores, rumores

Estos casos corresponden normalmente a buenos trabajadores en la parte laboral, pero que tienen un efecto destructor en el rendimiento, actitud y moral de sus compañeros. Una de las primeras señales que un colaborador es uno de ellos es que promueve los rumores entre compañeros. Esta práctica no sólo provoca una pérdida de tiempo en el equipo sino que, además, daña el trabajo y el ambiente entre ellos. Y teniendo en cuenta que esta actitud puede afectar la dignidad o el respeto hacia un empleado, no debería ser tolerada en ningún caso.

No estoy de acuerdo…ahora

Otro tipo de trabajadores peligrosos son los que no respetan las decisiones en grupo, o no entregan su visión sobre un proyecto en el momento adecuado. Por ejemplo, un caso bajo este tipo de parámetro sería aquella persona que es parte de una reunión donde todos acuerdan algún tópico laboral, pero no espera sino hasta después de ese encuentro para plantear sus puntos en contra.

No es mi trabajo

A este tipo de colaboradores se suman también los fanáticos de la frase: “no es mi trabajo, no es mi responsabilidad”. Si lideras una mipyme es importante que las personas a tu lado puedan jugar a tu favor, y ayudarte a reaccionar ante cualquier imprevisto sin importar su rol o cargo. Por tanto, aquellas personas que te digan esta frase de cierta manera te plantean que solo se preocupan por mismas, y eso, es una actitud que puede infectar a todo tu equipo al largo plazo.

Ya lo hice

Por otro lado, nos encontramos con aquellas personas que creen que por tener un gran logro hace un año, un mes o incluso durante la semana, no deben mantener su esfuerzo al día siguiente. Esta es una práctica que se puede sumar a tus otros colaboradores, y obviamente, puede afectar el rendimiento de tu negocio.

Fue mi idea

Finalmente, hay dos tipos de personas -además de las que ya nombramos- que quizás deberías despedir de tu empresa. Los primeros son aquellos que pueden hacer cualquier cosa por llevarse el crédito de una idea. Puede ser que ese empleado fuera vital para lograr el éxito de un proyecto, el problema es que este tipo de logros nunca llegan en manos de una sola persona. Y, en el fondo, esta actitud lo único que logra es crear resentimiento en tus otros trabajadores.

Yo no fui

Junto a estos profesionales, se encuentran quienes siempre buscan culpar a otros por sus problemas. Estas personas son incapaces de reconocer que cometieron un error, y por tanto, es difícil que puedan aprender del proceso de crecimiento de tu negocio. Si tu empleado es incapaz de explicar una falla sin nombrar los errores en la mitad del equipo, quizás deberíamos mirarlo a él a la hora de despedir a alguien.

¿Tienes a alguien así en tu equipo?

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio