Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Cómo lograr mayor concentración al trabajar en tu proyecto

Ser una persona productiva es, actualmente, una de las mayores virtudes profesionales que se puede tener. Incluso, de acuerdo a un estudio del National Institute on Aging, tener una mente desorganizada no sólo es un problema para trabajar sino que también puede ser malo para tu salud. Este tipo de hábitos, muchas veces, llevan a las personas a sufrir de un mayor estrés, negatividad crónica e impulsividad. Una serie de problemas que pueden derivar en enfermedades coronarias, de sueño, migrañas o aumento de peso.

En cambio, si tienes una mente organizada, es probable que te sientas en un permanente estado de balance. Al realizar solamente una tarea a la vez, te liberas de distracciones, alcanzando tu máximo potencial de concentración en lo que debes hacer.

Si quieres comenzar con este estilo de vida, te aconsejamos a continuación 5 prácticas que te convertirán en un empresario más productivo, y por tanto, a tu negocio en una mejor pyme.

  1. Encuentra el nivel apropiado de desafío en tus tareas: es probable que si lo que debes hacer es demasiado fácil o demasiado difícil, te pierdas fácilmente en pensamientos intrusos u otras preocupaciones. Esto puede provocar, además, una mayor ansiedad o aburrimiento en tu trabajo. Es por esto que debes elegir cuidadosamente las tareas que debas realizar, y complementarlas o dividirlas según su nivel de complejidad.
  2. Controla tus emociones: si bien es imposible controlar cómo te sientes día a día, sí es factible que veas cómo reaccionas a estas emociones. Es por esto que debes ser honesto contigo mismo con respecto a tus sentimientos y su origen. A partir de ese punto es mucho más fácil canalizar esta energía hacia tus tareas, relajarte y continuar con tu día. Si simplemente tratas de ignorar estas emociones es posible que no logres trabajar sin sacar estos problemas de tu cabeza, y por tanto, no logres una verdadera concentración en tu trabajo diario.
  3. Sustenta tu foco: probablemente sabes lo complejo que es comenzar una tarea importante, con la motivación necesaria, pero sin la concentración que requieres para terminarla. Esto se debe a que tu mente se demora en involucrarse completamente en una actividad, según estudios, alrededor de 20 minutos por tarea. Si puedes obligarte a mantener este proceso por este periodo de tiempo, aunque aparezcan distracciones, es mucho más probable que puedas completar todo lo que tengas que hacer. La clave para lograrlo es dejar de lado tu teléfono, tu correo o tus redes sociales, por lo menos por los primeros 20 minutos. Esto te permitirá entrar al espacio de productividad más fácilmente.
  4. Toma descansos: si bien es necesario ser productivo, no es vital que te mantengas trabajando por largos periodos de tiempo. Aunque muchos pueden pensar que sentarse ocho horas seguidas realizando una misma tarea puede ser ideal, en realidad esta práctica puede jugarte más en contra que a favor. Según diversos estudios el ciclo de productividad dura solamente 52 minutos, que deben ser seguidos de unos 17 minutos de descanso. Este orden, que no necesariamente debe ser muy rígido, te permitirá poder trabajar de manera más concentrada, aunque no sea inmediatamente de una sola vez.
  5. Cambia el foco: cada vez que termines un descanso es necesario que te enfoques nuevamente en tu tarea. No importa el nivel de concentración que tenías antes de detenerte, muchas veces comenzar de nuevo puede ser complejo. Para evitar este problema, la clave es usar todos los pasos anteriores y mantenerte en tu tarea. Así, cada vez que vuelvas a este punto será más fácil concentrarte.
 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio