Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Los fraudes que pueden llegar con la facturación electrónica

La firma electrónica es un instrumento cada vez más necesario para realizar operaciones en Internet, además de un documento vital para ingresar e inscribirse en el sistema de facturación electrónica. No obstante, esta no es una tecnología a prueba de hackers por lo que debes aprender cómo protegerse de fraudes si está comenzando a migrar su negocio a este sistema.

Con este certificado electrónico podrá realizar desde consultas, declaraciones y rectificatorias en el sitio del Servicio de Impuestos Internos, hasta firmar virtualmente documentos tributarios, ceder documentos para darle mayor autenticidad y realizar operaciones en otras organizaciones y empresas. Un arma de doble filo si considera que tal y como trae beneficios, también incluye nuevos problemas de los que deberá protegerse.

“La seguridad de la factura electrónica se basa en la firma electrónica o certificado digital, pero la gente entrega acceso a su contador o empresa que le presta servicios por un tema de comodidad y confianza. Pero cuando se cambia de contador ¿Qué pasa? La persona puede decir ‘ya me lo devolvió’, pero es como si te hubieran devuelto un documento Word. ¿Quién te asegura que no se guardó una copia?… Es un riesgo”, señala Pablo Mateluna, gerente general de la empresa Enternet, especializada en la implementación de soluciones en facturación electrónica,

De acuerdo a este especialista, es muy común que los emprendedores entreguen el acceso a este certificado a terceros, poniendo en riesgo varios aspectos de su negocio. Por ejemplo, otorgándole inconscientemente a estas personas el poder de acceder a la devolución de impuestos que se realiza anualmente, con la posibilidad de desviar su depósito respectivo a otra cuenta. A esto se suma, según Mateluna, “el problema histórico de las facturas es cuando te las roban para luego vender IVA. Ese es el fraude más común que se hace”.

Es por esto, que una vez que su empresa entre en al proceso de facturación electrónica (que será obligatorio desde el mes de agosto), es vital que tome un nuevo tipo de resguardos contra fraudes. Según el especialista, el primer paso es tener en cuenta que entregar una copia de la firma digital es el equivalente a entregar el generador de claves dinámicas (token, digipass, multipass, tarjeta Super Clave, etc. ) al ejecutivo de cuentas en el banco, por lo que es fundamental entender esta tecnología como un dato sumamente privado.

Una solución a este problema es contratar un servicio de firma electrónica que le permita ingresar a una aplicación, usar un certificado instalado en su propio computador, pero sin la necesidad de entregar acceso a este elemento a un tercero. Un proceso que también debería tener en cuenta en caso en que se contrate un servicio de factura electrónica vía internet.

Si lleva a cabo este proceso, y deja de trabajar posteriormente con este proveedor, solamente es necesario que revoque el certificado. Esto se realiza generando uno nuevo que deje sin vigencia el anterior.

Finalmente, en caso de que sea inevitable entregar el uso de esta firma por terceros, lo más recomendable para evitar fraudes es que la persona con la que se está trabajando compre su certificado propio y el cliente le de la autorización para que haga los trámites pertinentes.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio