Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Ojo con los detalles: Aquí siete gestos amables y gratuitos que pueden impulsar tu Pyme

 

Impulsar una Pyme al éxito, pero con el menor costo posible. Este es posiblemente el sueño de cualquier emprendedor, sin embargo, hay muchos gestos que pueden ayudar un negocio y que no se alcanzan necesariamente con dinero.

Más allá del capital hay una serie de pasos y hábitos que pueden ayudarte dentro de tu proyecto y en el trato con tus colaboradores, y que no tienen costo. Acá siete buenos ejemplos de esto:

  1. Un halago no mata a nadie: Generalmente si queremos tener un buen entorno laboral tratamos de cuidar lo que decimos y ser personas sumamente diplomáticas. Sin embargo, muchas veces tan sólo notar pequeñas cosas positivas sobre los otros y reconocerlas pueden ser de mayor ayuda que esta actitud. Nunca tengas miedo de entregar un halago sobre el nuevo corte de pelo de un colaborador, o los nuevos zapatos de una socia. Ojo, siempre con respeto.
  2. Desde una nota a una sonrisa: Tener pequeños gestos amables con tus trabajadores probablemente les provocará una buena relación a largo plazo. Entregarles una pequeña nota con una frase inspiracional, para que se sientas motivados, o simplemente brindarles una sonrisa día a día puede marcar una diferencia en tu compañía.
  3. Lleva a cabo las tareas tediosas: Tus colaboradores no son los únicos que pueden poner el hervidor con agua nueva o cargar la cafetera. Tampoco tienen por qué ser los únicos que saquen la basura. Preocuparte de realizar estos pequeños gestos mundanos pueden provocar un profundo respeto en tus trabajadores, y a su vez, un mayor compromiso por tu emprendimiento.
  4. Tienes que dar el ejemplo: Desde comportarte con integridad hasta llegar a la hora. Algunos hábitos no sólo te permiten un buen trabajo con tus trabajadores, sino que además, te permitirá establecer reglas. Si siempre estás retrasado para las reuniones o faltas sin avisarle a nadie, es posible que tus trabajadores tomen tus acciones como faltas de respeto hacia ellos y tus mismas normas. Y obviamente, si el jefe no las cumple, nadie va a hacerlo tampoco. Esto no significa que te vuelvas un perfecionista, sino que simplemente muestres un nivel de esfuerzo que esperas que entreguen tus mismos colaboradores.
  5. Demuéstrales a tus trabajadores que importan: La primera clave para cualquier tipo de relación, incluso laboral, es escuchar a la otra persona. Tienes que tener cuidado de tomar en cuenta lo que piensa tu equipo, hacerles sentir que les estás poniendo atención y entregarles espacios para que puedan expresarse. ¿Cómo lograrlo? Puedes, por ejemplo, preocuparte de mirarlos a los ojos cuando hablan, tener una actitud sincera y transparente sobre su trabajo, o simplemente, estar al tanto de lo que les preocupa, como su familia, preguntando de vez en cuando cómo se encuentran sus parejas o hijos, incluso sus mascotas.
  6. No seas un jefe lejano: Algo de lo que te debes preocupar para alcanzar un verdadero nivel de colaboración entre tus trabajadores, es que exista camaradería. Para esto es necesario que te reúnas con ellos fuera del horario de trabajo, simplemente para conversar y conocerse mejor. Para esto, es vital por un lado que uses de vez en cuando el nombre de las personas con las que estás hablando, como también, por otro lado que trates de mediar en caso de que exista un conflicto en tu equipo, y conocer su origen.
  7. Sé tú mismo: Finalmente, la clave principal para que todos estos consejos funciones es que seas sincero y genuino al momento de tratar con tus colaboradores. Si no funcionas acorde a tu personalidad en todos estos pasos, es difícil que tus trabajadores puedan confiar en tus buenas intenciones.
 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio