Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Los pro y contras de prohibir los mails después del trabajo

Hoy en día es difícil optar por desconectarse del trabajo. Si bien esto nos permite por un lado trabajar desde la casa, cuando no podemos ir a la oficina presencialmente, entre las apps de mensajería,los mails e incluso las redes sociales, poco a poco también se ha desdibujado la frontera entre la vida laboral y la personal.

Esto ha llevado a que algunos países, recientemente Francia, comiencen a aceptar iniciativas que proponen poner fin al uso del correo electrónico fuera de la jornada laboral. Específicamente, en el proyecto del país Galo se busca prohibir el envío de mails referentes a pendientes de trabajo fuera de los horarios asignados para asuntos propios de esta labor, principalmente por el estrés que provoca su constante uso en dispositivos inteligentes, restándonos tiempo de vida privada.

“Una iniciativa como esta, se puede entender desde la mirada de una sociedad estresada por las exigencias de la vida en general y el aspecto laboral en particular. Si uno le atribuye al trabajo y a sus demandas gran parte del estrés que vive la sociedad hoy, podría tener lógica reflexionar sobre iniciativas que ayuden a reducir este estrés”, comenta Luis Yáñez, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico y Magíster en Gestión y Administración de Empresas.

No obstante, según Yáñez este ‘derecho a desconectarse’ bien podría alcanzarse sin la necesidad de promulgar una ley. “Contar con límites consensuados y socializados en toda interacción personal es fundamental y no debiera ser distinto en al ámbito laboral. Los más lógico sería que cada individuo negocie estos límites con su empleador, según su propia realidad”, afirma el experto.

El problema es, ¿podría ser posible esto en Chile? Hoy en día, nuestro país aparece como uno de los países más trabajólicos del mundo en diversos estudios, como los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Encuesta Laboral (Encla) 2014. Por tanto, sumarse a ideas semejantes a la de Francia podría tener algunos beneficios.

Sin embargo, el profesor de la Universidad del Pacífico, considera que en la práctica no es fácil visualizar su aplicación en nuestro país y plantea que quizás los avances en esta materia debieran encaminarse hacia otros focos. “Deberíamos pensar en iniciativas que mejoren el entorno laboral desde lo positivo, de modo que la motivación y compromiso sean tales, que no sea necesario contactarse fuera de los horarios convenidos. Mientras, sería muy positivo y más realista trabajar en acciones que ayuden a mejorar la calidad de vida y a reducir el estrés actual de la sociedad, ya sea producto del trabajo o de otros ámbitos”, comenta.

Esto no quiere decir que este tipo de debates no sean importantes. De acuerdo a Yañez “más allá de la iniciativa, es muy rescatable la conversación que se produce en torno a un tema tan importante hoy como es la hiperconectividad y cómo ha cobrado valor el ‘ahora’, donde surge esa necesidad de enviar o responder mails u otro tipo de mensajería instantánea en el más breve plazo posible. Sin duda, la conectividad permanente y el fácil acceso a dispositivos inteligentes está influyendo directamente en la vida cotidiana de los individuos, pero normar estos cambios no debiera ser la única salida“, concluye el especialista.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio