Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

¿Cómo es ser mamá y emprendedora, al mismo tiempo? Tres testimonios de esta aventura

De acuerdo a algunas de las últimas mediciones, Chile es uno de los países con mayor tasa de emprendimiento y nuevos negocios liderados por mujeres. De hecho, el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) indicó que en 2015, el 52% de quienes obtuvieron financiamiento para emprender, ya fuera Capital Semilla o Abeja, fueron mujeres; porcentaje no menor. Con eso en mente y la cercanía del día de la madre; ¿Cuál es el escenario que enfrenta una mamá al emprender?, ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta? Estos son tres ejemplos de esa experiencia.

¿Qué es un emprendedor? Se la suele identificar como una persona que logra determinar una oportunidad o un sueño y busca desarrollarla para hacerla real. Ahí aparecen quienes inventan nuevos negocios, desarrollan soluciones e innovan procesos. En este camino deben enfrentar la incredulidad de sus pares, luchar por su idea, levantar financiamiento, largas horas de trabajo que muchas veces pueden resultar, o no, en éxito.

Todo eso y además “dar papa”, hacer desayuno, llevar al colegio, jugar después de terminar un nuevo modelo de negocio, es lo que debe hacer una mujer y mamá emprendedora. No lo decimos nosotros, lo dicen ellas, tres jóvenes mujeres y madres, quienes hoy se desenvuelven en tres distintas áreas del emprendimiento: comercial, científico y médico.

paolasoto_mama

La científica

Paola Soto (29) es ingeniera en biotecnología de la Universidad Andrés Bello. Su emprendimiento se llamada Kadewash y es un aditivo para detergentes que permite a las prendas que sean lavadas por este limpiador adquirir propiedades de protección anti rayos ultravioletas (o sea, detienen las ondas dañinas del sol). Ya lleva dos años de lleno en el proyecto, que le quita el sueño. Ella no está sola, tiene dos hijas: Andrea Ignacia (13) y Lorena Alejandra (6 meses).

Pao –como le dicen los amigos- siente que no ha sido difícil emprender. “Claro que las oportunidades no tocan tu puerta, pero si las buscas… hay infinitas, solo debes tener las ganas y atreverte”. Ahora… ¿emprendedora y mamá? “Ufff, es difícil, pero no imposible. Tu tiempo vale oro, entre hacer tareas, revisar cuadernos, cambiar pañales, preparar mamadera, materiales de último minuto… pero es cosa de organizarse y proponerse metas en la vida, cuando quieres, todo se puede”.

¿Cómo compatibiliza los tiempos, entre el laboratorio, reuniones y los peques? “Es terrible…corro todo el día. Mientras mi hija mayor está en el colegio, estos meses con la Lorena pequeñita he optado por ir con ella a todos lados, en los ratitos que duerme, leo, lleno mis planillas Excel, hago presupuestos y envío correos, antes cuando solo estaba mi hija mayor era un poco más fácil: ella comprende cuando uno está ocupada. Con la llegada de Lorenita, ha sido todo un caos que intento controlar y dominar, el sueño y el cansancio a veces te vencen, pero mi motivación es el crear algo que marque la diferencia, que el día de mañana sea motivo de orgullo para mis hijas”.

Con todo eso, Paola no duda en motivar a otras a buscar nuevos horizontes:  “Cuando tienes las ganas y el apoyo de tu pareja (que es fundamental) o de tus familiares más cercanos, todo es posible, deben atreverse, luchar por lo que creen puede ser un aporte a la sociedad. Si no partimos nosotras mismas por creernos el cuento y destacar nuestras capacidades, nadie lo hará por nosotras”, sentencia.

janemorgan_mama

La comercial

Jane Morgan (38) es relativamente famosa en Chile. Se la conoce más por su apodo, “la Japi Jane”; una de las primeras mujeres emprendedoras del país y que además lo hizo en un área con muchos tabúes de por medio: la sexualidad. El tiempo ha pasado y desde vender sus artículos por el boca-a-boca y casa-a-casa, hoy ella ya es dueña de una Pyme con varias sucursales, además de liderar a un grupo de reconocidas nuevas mujeres de negocios.

Mamá primeriza hace muy poco, su hijo se llama Luca Antonio y tiene nóveles dos meses de edad. Antes de eso, estuvo concentrada en el negocio. “Iniciar un emprendimiento requiere una dedicación casi 100%. Para ser sincera, no creo que Japi Jane hubiera logrado el mismo éxito si yo hubiese tenido niños pequeños en esa época. Japi Jane ya está más consolidado, lo que me permite delegar responsabilidades y no estar tan involucrada en el día a día”, explica.

Ahora, el impacto de Luca en su tarea como líder de su pyme ha sido positiva: “Estar con mi hijo me ha aportado positivamente como emprendedora, ya que puedo ver mi empresa con un poco más de distancia y enfocarme en los temas estratégicos. Además, la llegada de mi hijo me ha provocado una nueva energía y motivación detrás de mis proyectos”, sostiene.

A juicio de “La Japi” lo más demandante de estas dos labores es el trabajo mental de intentar manejar lo que se siente cuando dejo a mi hijo en las manos de otro para poder dedicarme al trabajo. A mí me gusta trabajar y preocuparme de mi negocio, pero hay una presión social sobre las mujeres, que debemos sentirnos culpables si no preferimos estar todo el día con los hijos. Yo quiero hacer ambas y encontrar ese equilibrio donde me siento cómoda, pero no ha sido fácil”.

¿Qué recomendar a otras mamás para que emprendan?, Jane medita unos segundos y responde “Que cada mamá evalúe bien la demanda de tiempo que requiere su proyecto para ser realistas, y así evitar estrés y gastos de energía innecesarios, sin obtener el retorno que esperan”, lo dice alguien que ya sabe de levantar y mantener un negocio.

ivannaraya_mama

La médica

Ivanna Araya (26) no es médico, ni doctor, ni galena. Es licenciada en ciencias con mención en química de la Universidad de Chile, pero trabaja en una start-up que busca revolucionar el mundo de la medicina, particularmente la atención a los paciencia que deben hacerse exámenes de coresterol. Daeki es el nombre del emprendimiento –que está siendo acelerado por R2B Catalyst, el primer hub científico del país con foco en el desarrollo de negocios- cuyo foco es crear una tecnología capaz de medir los niveles de esta sustancia –junto con otros indicadores- empleando solamente muestras de saliva; un proceso rápido e indoloro.

Hoy, Ivanna y el equipo Daeki están concentrados en la fase de desarrollo del primer prototipo con esta tecnología. Eso, requiere largas horas de ensayos y pruebas en un laboratorio, sabiendo que en casa hay un hombre muy especial: su hijo Mateo (2 años). ¿Emprender siendo mamá? “Cuando se es mamá la situación es diferente en algunos ámbitos, ya que se debe saber no descuidar a nuestros pequeños. Pero es totalmente compatible; como cualquier trabajo, sólo que con más compromiso con los objetivos del emprendimiento”.

¿Y los tiempos? Ivanna dice que no hay excusa para no rendir al máximo “Ando mi 100% cuando estoy trabajando y full comprometida con el emprendimiento. Y cuando se está en casa, disfrutar lo más posible los momentos juntos a mi hijo dándole aún más dedicación a que nuestros momentos juntos sean de calidad y mucha diversión”.

¿Lo más demandante de la unión de las dos esferas?, para ella es “El tiempo que conlleva estar tan comprometida con el emprendimiento. Pero esto es totalmente llevadero cuando se tiene apoyo, en mi caso del papá de mi hijo”, detalla. Es por eso que, frente a la posibilidad de enviar un mensaje o un comentario a potenciales mamás emprendedora, ella asegura que “Atrévanse. Para mí ser parte de este emprendimiento me ha abierto la mente a otro mundo de posibilidades para desarrollar todo lo que se. Sería genial más mujeres emprendedoras”.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio