Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Los tres pilares de la cultura del emprendimiento

El emprendimiento se ha convertido en la clave de la economía, en muchas partes del mundo. Sin embargo, muchos desconocen todavía en qué consiste este concepto o más importante aún, cómo generar una cultura de emprendimiento en su entorno.

Resolver este desafío no es fácil, ya que depende de un gran engranaje detrás de cada pequeño proyecto de innovación y que no depende solamente de quien quiere comenzar una Pyme, sino que también de diferentes actores de la sociedad.

El primer pilar de la cultura del emprendimiento es la educación. Esta área permitirá entregar todos los  fundamentos metodológicos para poner en marcha un proyecto. A esto se suman también las experiencias
que surgen de crear un negocio, que también son parte del aprendizaje, y que entrega habilidades especiales a los emprendedores. Para esto es vital poder compartir con otros, especialmente con más conocimiento en este mundo, ya que permite ir formando un gran ecosistema de emprendimiento.

En segundo lugar, otra clave de este concepto es su foco, ya que no debe estar pensado solamente en el área de negocios, sino que se debe comprender el fenómeno en todas sus perspectivas (social, pública, privada). Algo que puede permitir establecer y cumplir una eficiente variedad de expectativas. Por otro lado, es importante ver el emprendimiento como un bien social. Por tanto, debe ser promovida, protegida y fomentada en instancias púbicas, sea por medio de proyectos, incubadoras o leyes que permitan el libre acceso de todos a este tipo de negocios. Así no sólo se valida su trascendencia, sino que también se amplía el concepto a todos los ciudadanos.

Finalmente, está la necesidad de considerar la tolerancia a la frustración. El emprendimiento no puede existir sin esta emoción mixta que se forma de ira y tristeza y que surge cuando las cosas no avanzan como se quiere. Esta sensación, si bien es desagradable, permite estar alerta en las expectativas. Por otro lado, entrega la opción de saber cómo reponerse ante las dificultades y seguir adelante.

Y tú, ¿ya estás listo para emprender?

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio