Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Consejos: Tres cosas que debes hacer para ser más productivo

Convertirte en alguien productivo es sumamente difícil. La mayoría de las personas cuando se ven expuestas a situaciones de presión o estrés suelen optar por la procastinación, sin hacer caso al sabio dicho “no dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”. Pero, ¿qué pasa cuando ya no podemos seguir aplazando nuestras metas? Por ejemplo, en el caso de tu propio emprendimiento.

Ojo, la idea no es que te conviertas en un robot, siempre puede haber espacio para correr las fechas límites, pero también puedes aprender a usar tu tiempo de forma inteligente. Un gran consejo para lograrlo es primero, dejar de crear excusas.

La madre de los retrasos voluntarios en los proyectos son las justificaciones. Desde “trabajo mejor bajo presión” hasta “puedo hacer todo en menos tiempo”, existen muchos pretextos para dejar un trabajo en pausa. Sin embargo, la fecha límite no debería ser tu motivación.

Entre más rápido puedas terminar una tarea, especialmente si no consideras que es realmente importante,  más tranquilo podrás trabajar. Porque cuando aseguras que trabajas mejor sólo el último día de plazo de un proyecto, en el fondo lo que realmente estás diciendo es que lo único que te motiva a trabajar es la presión por terminar a último minuto o tener tu espalda contra la pared.

Una segunda opción clara para mejorar tu productividad es dejar de lado las distracciones y crear tus propias fechas límite. Sobre lo primero, es muy fácil dejar de lado el trabajo. Facebook, Instagram y WhatsApp están solamente a un botón de distancia en tu computador o teléfono. ¿Qué puedes hacer? Obviamente, alejar la posibilidad de entrar a las redes sociales o tus aplicaciones favoritas, sea bloqueándolas, borrándolas o simplemente estableciendo un tiempo límite para revisarlas cada vez que termines una tarea.

Otro punto importante es crear tus propios plazos. Es necesario que además de las fechas límite de tu proyecto, tu establezcas tus propios plazos, quizás para cada una de las tareas que debes hacer para tener listo todo lo que necesitas para el plazo final. La clave es crear tu propio horario de trabajo, tu propio sistema y en el formato que te permita una mayor concentración.

Finalmente, un buen tip es no dejar que tu niño interno te diga qué hacer. Con esto queremos decir a esta permanente sensación de querer dejar las tareas para el día siguiente. El problema es que probablemente, 24 horas después, se usará la misma lógica y la tarea se correrá una vez más hacia el futuro (y más cerca del plazo final)

La sensación de quitarte un poco de trabajo al día entrega una buena sensación, ya que te quita algo de estrés. Pero lo que realmente sucede es que esta presión solamente se aplaza un poco más y se suma más y más de acuerdo a la cantidad de días que corras tus obligaciones. Una buena opción es planificar tus tareas según cuando puedas hacerlas realmente, pero pensando como si otra persona fuera a realizarlas. ¿Qué le dirías a un amigo si estuviera en tu lugar? Probablemente, muchas de las cosas que te contamos en este artículo.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio