Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Los 3 pasos para que una Pyme identifique a su competencia

Un punto diferenciador para los emprendimientos, nuevas ideas de negocio, junto a las pequeñas y medianas empresas, es poder establecer a su marca como “algo más”, que no sea igual a los otros competidores que puedan hacer lo mismo. Esto significa ofrecer algo innovador, con un valor agregado que no lo tenga la contraparte. Esto, no es tan simple y depende mucho de tu capacidad de diagnóstico de tu entorno para poder tomar esa información y ocuparla en tu favor. Por eso, hoy te damos algunas sugerencias de cómo saber bien quién y cómo son tus principales competidores. Pon atención.

Una ventaja de analizar a la competencia es el reconocimiento de las respectivas fortalezas y debilidades. “Sólo contando con esa información el emprendedor es capaz de tener mayor claridad del escenario al que se enfrenta y así podrá tomar decisiones más informadas y al tanto de los posibles escenarios a los que se verá expuesto”, explica Roshni Uttamchandani, Directora de Mentores por Chile.

Para la directora de la red de mentoría, el realizar un mapeo detallado de su competencia significa conocer quienes de mis clientes o potenciales usuarios podrían adquirir un producto o servicio ofrecido por mi competencia. Si yo entiendo esto, “se puede comprender mejor qué productos o servicios se deben ofrecer, cuál es la mejor forma de comercializarlos, y cómo puede posicionar su negocio. Este es un proceso que no sólo se debe realizar al inicio del emprendimiento, si no que de forma constante. Siempre hay que estar reinventándose”, destacó Uttamchandani.

Ahora en concreto, los 3 pasos para analizar tu competencia son:

  • Fortalezas y debilidades: Esto es saber dónde la competencia se desenvuelve bien (logística, calidad de producto o servicio, celeridad en responder, etc.) y también sus vulnerabilidades. Para esto, además de analizar las variables de mercado, se debe pensar también en la percepción que podrían tener los consumidores.
  • Oportunidades y amenazas: Conocer el grado de respuesta de nuestra competencia frente a situaciones nuevas, como las oportunidades y las amenazas; te permitirá saber si efectivamente son capaces de reaccionar a nuevos escenarios y si, en esos escenarios, están mejor posicionados que tu, o no.
  • Posición de mi emprendimiento: Siempre es bueno saber la tierra donde estoy pissando. Por ejemplo, tras revisar el análisis de la competencia, se puede considerar si estamos ofreciendo nuestro producto o servicio al nicho correcto y cuáles son los puntos dónde podemos diferenciarnos, tratando de alejarse lo más posible de los competidores. La idea es determinar dónde queremos ubicarnos. No olvidar que siempre habrá un costo de oportunidad, ya que es imposible hacer todo bien. La decisión sobre cuál será el punto de partida de nuestra pyme se toma en base a determinar qué es lo que el segmento al que apuntamos valora más (esto puede ser precio bajo, servicio, calidad, entre otros factores).

Con todo esto en mente, la idea es que puedas ir estableciendo una serie de parámetros para proteger a tu empresa de cualquier tipo de obstáculo que se pueda presentar en el camino. Si aplicas esto de forma continua, puedes estar siempre listo para enfrentar nuevos escenarios.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio