Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Andrés Barreto, cofundador de Grooveshark: “Chile siempre ha sido pionero en promover el emprendimiento”

A los 18 años creó su propia empresa, el exitoso sitio de música por streaming. Haber fracasado en su paso por la carrera de ingeniería no le impidió seguir su sueño: autoemplearse e invertir en las mejores startups de la región.

Le llaman “el Mark Zuckerberg de América Latina”. El colombiano Andrés Barreto tiene solo 30 años y ya ha fundado ocho compañías de tecnología, entre ellas la primera plataforma de música en streaming, Grooveshark, y el más grande sitio de noticias sobre tecnología, redes sociales y emprendimiento en la región, Pulso Social.

Hoy día, además de dirigir sus empresas, se pasea por Latinoamérica buscando invertir en emprendimientos tecnológicos. Desde su aceleradora Socialatom Ventures apuesta por estas empresas y ofrece servicios a los emprendedores latinos para que cumplan sus metas rápidamente.

Este 6 y 7 de noviembre llegó, junto a otras estrellas globales y 36 conferencistas ligados al mundo del emprendimiento tecnológico, a la Universidad Federico Santa María. En la tercera versión del StarTechConf, Barreto habló sobre su experiencia como emprendedor e inversionista y junto a Hernán Aracena, CEO de Oja.la, entregó algunos consejos para resolver lo que dice que es el obstáculo más frecuente de los emprendedores: identificar cuál es el problema que quieren resolver.

¿Cómo empezó todo?

Estaba cursando el primer semestre de la carrera de ingeniería en la Universidad de Florida, cuando Barreto creó su primer emprendimiento.

Las clases no le estaban resultando fáciles, estaba reprobando casi todos los ramos, incluyendo matemáticas, química y computación. Entonces creó un sitio donde sus compañeros pudieran subir sus tareas, notas y apuntes para ayudarse mutuamente y avanzar en la carrera.

“Años antes, aprendí a programar de forma autodidacta: con tutoriales en Wikipedia, blogposts, tomando mucho contenido en Internet”, cuenta Barreto.

Sin embargo, este programa no fue suficiente para que aprobara las clases. Sentía que la ingeniería no era su camino. Pensó en estudiar periodismo, administración de empresas, pero terminó matriculándose en Ciencias Políticas.

Fue así que en 2006, junto a dos amigos creó Grooveshark, el gigante de streaming musical que llegó a tener 35 millones de usuarios al mes. “Yo estaba estudiando en la Universidad de la Florida, en Gainesville, un pueblo de 10 mil personas que queda en la mitad de la nada. Quería resolver un problema propio que era poder escuchar música folclórica de América Latina desde cualquier lugar del mundo”, dice Barreto.

¿Por qué te decidiste por estudiar ciencias políticas?

Era un tema que me parecía interesante. Yo ya era emprendedor en mi primer semestre de la universidad. No fue una carrera que necesitara para emplearme.

Para mí, la universidad es para estudiar ciencias sociales o naturales: sociología, psicología, finanzas, estadísticas. En cambio, la contabilidad se aprende haciendo contabilidad. El marketing se aprende haciendo marketing. La administración de empresas no debería ser una carrera, sino debería ser algo que se aprende en la práctica.

Cuanto creaste Grooveshark, ¿qué es lo que estabas buscando? ¿Resolver tus propios problemas?

Yo empecé tratando de resolver mi propia necesidad: escuchar música de América Latina. En mi vida, cada vez que he intentado empezar resolviendo una necesidad que está en el mercado, que no es propia, no he podido avanzar.

Hay muchas personas que se quedan estancadas porque no tienen una idea. Lo que te enseñan  en el colegio, la universidad y los negocios, es a identificar un problema de un mercado y resolverlo. Pero aquí, lo más importante es identificar problemas propios que quieres resolver porque te cuestan dinero, te cuestan tiempo y te frustran. Es mucho más fácil empezar por un problema propio porque tú conoces tu propio mercado. Tú eres tu primer cliente.

“Años antes, aprendí a programar de forma autodidacta: con tutoriales en Wikipedia, blogposts, tomando mucho contenido en Internet”, cuenta Barreto.

¿Cómo evalúas que estás frente a una buena idea?

En los últimos dos años he invertido en 45 empresas en América Latina y todas tienen estas tres cosas en común.

Primero,  tienen un equipo emprendedor muy capaz, que ha demostrado esa capacidad porque ya tienen un prototipo. Yo no invierto en personas que dicen: tengo una idea y necesito dinero.

En el mundo de la tecnología es un mito que se necesita dinero para empezar una empresa. Hoy en día puedes crear una empresa solo con tu capacidad de programar. Por más feo que sea el prototipo… Si satisface tu propia necesidad y la de un par de personas más y demuestras que eres capaz de hacer un producto, ya cumples con uno de los requisitos para que uno pueda invertir.

Lo segundo, es que el emprendedor empiece resolviendo un problema propio porque así no va a perder tiempo buscando a alguien que le compre su producto. Tú eres tu primer cliente y entiendes a tu cliente porque son personas como tú.

Y el tercer requisito, es que el producto ya tenga una evidencia de crecimiento. Tiene que ser un crecimiento fuera de América Latina, ya sea Estados Unidos como primer mercado, o toda la región desde el primer día que lanzas.

¿Qué consejo podrías darle a los que están empezando un emprendimiento de tecnología?

Lo más importante no es la idea, sino es tener un buen equipo, asociarse con las personas más inteligentes. Esto para después detectar un problema propio y ejecutar la solución.

Mi otro consejo es que no gasten mucho tiempo en probar el producto o la hipótesis. No hay que planear mucho sino lanzarlo y ver la respuesta del mercado.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de emprender en América Latina?

El recurso más valioso que tiene América Latina es la calidad de talento humano. En el mundo digital, lo que se requiere es conocimiento, la capacidad de innovar y de eso tenemos mucho en la región.

Entre las desventajas podría decirse que falta inversión, pero en realidad si creas productos globales tienes acceso al mercado financiero global y puedes obtener financiamiento global. Funcionará siempre y cuando se lance el producto fuera de tu país o de América Latina. Eso es exportar conocimiento y como latinoamericanos tenemos esta ventaja comparativa sobre los otros.

Otra ventaja es el costo de vida, que es más bajo. Tener las operaciones fuera de Estados Unidos es bueno.

¿Cómo ves a Chile en este ecosistema de emprendimiento?

Para mí Chile siempre ha sido pionero en promover el emprendimiento. Solo basta con ver cuántos emprendedores del mundo van al país para emprender. Un reto que existe es poder retenerlos a todos, antes que se devuelvan a su país. La mejor manera de retenerlos no es tener más inversionistas, ni eventos de networking y emprendimiento. Sino es aumentar y apoyar más la comunidad de ingeniería y desarrollo del país. Chile tiene que promover más esta cultura y comunidad.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio