Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

¿Sabes qué considerar al pedir un crédito con garantía recíproca?

Según datos del primer Estudio Nacional de Percepción, Expectativas y Necesidades de Propyme, los principales problemas para las pequeñas y medianas empresas son la concreción de sus negocios con un 28,1%; el acceso a programas de fomento y apoyo por parte del Estado con un 21,6% y el acceso al financiamiento con un 20,6%.

En este contexto, las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) surgen en 2007 como solución para dar cabida al financiamiento de las pymes que, por restricciones propias del reglamento de la Superintendencia de Bancos (SBIF), no pueden tener acceso a la banca en forma normal.

Las SGR tienen un único objetivo y es operar como intermediados entre las entidades financieras y las micro, pequeñas y medianas empresas, otorgando garantías personales a los acreedores de sus beneficiarios. Ello, con el fin de prevenir obligaciones que contraigan, relacionadas con sus actividades.

Además, estas SGR “prestan asesoramiento técnico, económico, legal y financiero a los beneficiarios y administran los fondos de reafianzamiento y las contragarantías que se hayan rendido a su favor, de conformidad con los pactos que se celebren entre las partes”, nos explicó Mario Espinosa, gerente general de Defensa Pyme.

De esta forma, el emprendedor cuenta con una institución que garantiza su obligación en calidad de aval, lo que flexibiliza su acceso al mercado del crédito y, en consecuencia, si el deudor no le paga a la institución financiera, la SGR lo hará en su lugar. Pero, luego, el beneficiario estará obligado a saldar ese compromiso. Si bien las condiciones de crédito son mejores respecto de clientes riesgosos, de igual forma el préstamo se encarece con la comisión del aval.

Según el estudio “Impacto de las SGR en el financiamiento Mi Pyme”, entre el 2009 y 2016, estas instituciones vieron incrementada su participación de un 5,1% a un 43,9% de las colocaciones, cifras que también impactaron a la banca, ya que en el mismo período los bancos redujeron su participación desde 93,1% a 52,3% de las colocaciones.

“Si bien los créditos intermediados por las SGR pueden contener a veces mejores tasas, plazos o mayores montos que los obtenidos con los bancos, los fondos, en muchos casos, provienen de instituciones no bancarias, tales como fondos de inversión privados, compañías de leasing y crowd funding , entidades cuyas políticas difieren de aquellas del mercado tradicional”, aseveró Espinosa.

Aun cuando esto surgió como una alternativa para dar viabilidad a las pymes -a juicio del experto-, se transformó un círculo perverso para ellas y un negocio muy rentable para las SGR. Por ello, recuerda que existen otras alternativas de financiamiento, constituidas principalmente por los créditos con garantía estatal, tales como los créditos Fogain o Fogape.

También hay fondos entregados por Sercotec, mediante el Capital Semilla Emprende, Capital Abeja Emprende para mujeres y Fondo de Desarrollo de Negocios Crece; además del mercado de créditos formal, sin perjuicio de que la exigencia de garantías en general sea una barrera de entrada para las pymes.

 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio