Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

JAPI JANE, LA EMPRENDEDORA QUE DESCARTUCHÓ A LOS CHILENOS

Japi Jane nació en la búsqueda de Morgan por evitar la monotonía que tenía en su vida de pareja. Ella poseía un vibrador que había adquirido en Estados Unidos, pero al querer sumar algunos otros gadgets a su propiedad, no encontró ningún negocio que le diera la confianza para comprar.

Tras hablar esto con sus amigas, se dio cuenta de un nicho comercial no resuelto. En uno, dos por tres, puso sus conocimientos de ingeniera comercial a pensar en la materia, realizó algunos contactos internacionales y a los pocos meses ya estaba importando desde Europa su primera colección de juguetes sexuales. Hoy ya han pasado tres años desde ese hito.

¿Cómo empezaste?¿Tuviste que acudir a un inversionista, fondo CORFO o a una incubadora de negocios?

“Pagué la primera importación con mi tarjeta de crédito y para todos los otros detalles tuve el apoyo de mis talentosos amigos. Japi Jane empezó como tienda virtual, sin muchos gastos fijos y se fue financiando el crecimiento con las mismas ganancias de las ventas. Después de 3 años como empresa e-commerce y la modalidad de venta a domicilio para despedidas de soltera, “Tuppersex” o Japi Fiestas, abrimos nuestra primera tienda física.

¿Qué fue lo que más costó en los inicios?

“Una de mis grandes frustraciones al comienzo y por muchos años fue la falta de un sistema contable para pymes, orientado en apoyar la parte comercial y de gerencia de la empresa. Todos los sistemas eran muy caros y estaban orientados solo en cumplir con las normas del SII y no para ayudarme con la gestión de mi pyme. Recién ahora, hace muy pocos años, han llegado al mercado chilenos sistemas amigables, flexibles y de menor costo para las pymes”.

¿Ha costado mucho avanzar desde el emprendimiento a ser una pyme?

“Al iniciar la empresa en 2006, me encontré mucha rigidez en los bancos para abrir una cuenta corriente para mi pyme, lo que me obligó a utilizar mi cuenta personal durante un tiempo, que no fue lo ideal. Además, las tasas de interés para préstamos tradicionales no eran convenientes. Al final, utilicé mis tarjetas de crédito desde los EE.UU. para realizar las importaciones, muchas de ellas en esa época (antes de la crisis sub-prime) ofrecían hasta un año sin intereses”.

El ser mujer, ¿te ayudó o te jugó en contra para emprender?

“Ha sido una gran ventaja en el rubro desde donde lancé mi emprendimiento. Era un sector dominado por hombres, pero que necesitaba de forma urgente un nuevo aire y cambio de imagen. Además, yo apuntaba mis ventas específicamente a mujeres, quienes históricamente no tenían un espacio especial como clientes. Poner la cara y hablar directamente de forma honesta, abierta e informada a mis clientes como mujer, fue una gran ventaja”.

 Y, ¿emprender en torno a un tabú?

“Lo más difícil al inicio fue cambiar la mentalidad de los chilenos, quitando la imagen negativa y oscura acerca de los juguetes para adultos y mostrando que son una herramienta válida para lograr el bienestar sexual. Japi Jane fue la primera tienda de esta categoría que sacó el mundo de los juguetes sexuales fuera de la pieza oscura. Con esto, les permitió a muchas más personas atreverse a entrar”.

¿Cómo crees que te ven ahora, como una emprendedora ya empresaria?

“Lo que empezó como una novedad por los productos poco comunes que vendía, ha evolucionado en algo mucho más amplio y significante. Estoy inserta en el mundo chileno de hoy como empresaria, participando de eventos, conversaciones, me veo en la calle, en los medios, en el horario prime de la televisión. Conozco a los chilenos, los he visto cambiar, los he acompañado en su desarrollo sexual y ellos han visto crecer mi empresa de forma responsable. Creo que hoy me ven como referente sobre como desarrollar un mercado nicho en Chile”.

El proceso de importar. ¿Tuvo o tiene muchas complicaciones?

“He aprendido mucho sobre el proceso de importación, a nivel nacional y regional, y he visto que el ambiente regulatorio y los trámites de importación en Chile son mucho más amigables que en otros países de la región.  El ser estadounidense y hablar inglés nativo ha sido una gran ventaja al momento de contactar y negociar con proveedores extranjeros. En los últimos años, las grandes empresas tienen vendedores para atender en español, pero ese no era el caso cuando yo comencé”.

Al día de hoy ¿Cuántos locales tienes?

“Tenemos 3 locales:  La casa matriz en Providencia, otro local en Santiago Centro en el barrio Bellas Artes y feliz de tener desde el 2014 nuestra primera tienda regional en Viña del Mar.  http://www.japijane.cl/pages/tiendas

¿Cómo fue el 2015 para Japi Jane?

“El año 2015 fue el más difícil en términos de ventas en las tiendas, pero han ido creciendo las ventas e-commerce. Hace 2 años que tenemos habilitado un sito web “responsive” que permite realizar de forma fácil las compras vía smartphones y tablets, y vimos los resultados de inmediato con un aumento en ese canal”.

 De seguro tienes en mente el seguir creciendo. ¿Por dónde va la apuesta?

“Mi gran apuesta para expansión en regiones es vía la venta mayorista. Me llegan muchos mails de regiones preguntando cómo vender productos Japi Jane, pero estudié la factibilidad del modelo de franquicias y no resultó atractivo. Entonces fui desarrollando el canal de ventas por mayor, y acabo de lanzar una empresa de importación de productos eróticos para promover el emprendimiento de mujeres en regiones: EroShop Mayorista (http:// www.eroshopmayorista.cl). Nuestra objetivo no solo es vender, sino también enseñar a nuestros clientes cómo vender juguetes eróticos a domicilio. La idea es que con una pequeña inversión, de menos de $300 mil, puedan comenzar a vender. Quiero que las mujeres se empoderen con el negocio”

¿Tus Metas para el 2016?

“Aparte del proyecto de EroShop Mayorista, estamos en proceso de lanzar un proyecto e-Commerce en Perú. Por el momento, no tenemos planes de abrir nuevos locales nacionales. Como todos los productos los traemos del extranjero, también tuve la idea de comenzar a diseñar juguetes eróticos en Chile. Ya estamos en la etapa de diseño del primer prototipo de un vibrador hecho de cobre, gran producto nacional, gracias a sus propiedades antibacterianas. Para este proyecto, cuento con el apoyo científico del Design Lab de la UAI”.

¿Qué les dirías a otras mujeres que quieran emprender?

“Que lo hagan! La experiencia de emprender es muy enriquecedora, y no tienen que pensar que lo tienen que hacer todo solas. Busquen el apoyo de familiares y redes de mujeres. Hoy existen muchas organizaciones sin fines de lucro, redes virtuales y programas del gobierno que apoyan exclusivamente a las mujeres para tener éxito al momento de emprender”.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio