Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Encuesta asegura que el costo de salas cunas subió 7% en un año

Si en tu empresa trabajan al menos 20 mujeres, tienes la obligación de tener una Sala Cuna o financiarle este servicio a las trabajadoras que hayan sido madres hace poco.

$282 mil
cuesta en promedio una Sala Cuna en el Biobío, el promedio regional más bajo, según Edenred.
En ese contexto, este estudio debería interesarte.

Es que según un sondeo de Edenred, el beneficio de Sala Cuna es uno los más valorados por las trabajadoras chilenas, pero también es un servicio cuyo valor ha crecido en un 7% entre 2017 y 2018.

Específicamente en la Región Metropolitana, la investigación evidenció una considerable diferencia entre los valores de las distintas comunas. Por ejemplo, Calera de Tango registra el monto más alto, con una mensualidad promedio de $380 mil, mientras que el incremento más bajo se da en Pedro Aguirre Cerda, con un monto promedio de $260 mil.

Cecilia Mayo, directora de Marketing y Comunicaciones de Edenred, explica que esta alza se origina por la escasa oferta de Salas Cuna que existen en nuestro país y también por el costo de vida que hay en algunos sectores.

En el caso de las regiones, el costo más bajo se presenta la región del Biobío con una mensualidad de $282.586, mientras que Antofagasta sigue siendo la más cara para enviar a un menor a una sala cuna, con un valor de $392.813 pesos mensuales.

Lo que dice la ley

El artículo 203 del Código del Trabajo establece que las empresas que tienen veinte o más trabajadoras de cualquier edad, o estado civil, deben entregar el beneficio de Sala Cuna, obligación que puede ser cumplida por el empleador creando una sala cuna anexa al lugar de trabajo, construyendo servicios comunes con otros establecimientos, o pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento que haya designado el empleador.

Hoy en día, para dar cumplimiento a esta obligación, los empleadores pueden elegir entre distintas alternativas. La más simple, sin aumentar los costos de gestión, es a través de un tercero que haga de intermediario entre la compañía y la sala cuna.

“Por ejemplo, a través de Sala Cuna de Edenred, el empleador permite a sus trabajadoras elegir entre una amplia red de establecimientos a nivel nacional, cuya cobertura es sobre el 80% del total de las Salas Cuna con Rol Junji o Autorización Normativa.

A esto se suma la posibilidad que se le está entregando a las colaboradoras de seleccionar la sala cuna que esté más cerca de su trabajo o casa, otorgándoles tranquilidad y la libertad de elegir, y un valor agregado en beneficios y descuentos que entrega nuestra red”, señala Cecilia Mayo.

En cuanto a los beneficios para el empleador, el sistema de externalización del beneficio de sala cuna permite que éste no tenga que realizar las múltiples facturaciones y trámites administrativos como pagos y reporte de asistencia, entre otros.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio