Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Ad portas de asumir: ¿Qué pueden esperar las pymes del nuevo mandato de Sebastián Piñera?

Mario Riveros M.

En algunas semanas más Sebastián Piñera será investido como el cuadragésimo noveno Presidente de Chile.

Y, tras el término de la visita a nuestro país del Papa Francisco, el mandatario electo debería comunicar los nombres de ministros y subsecretarios que lo acompañarán en su retorno al Palacio de La Moneda, lo que será uno de los primeros hitos que marcarán el rumbo que tomará la primera parte de su mandato.

Antes de eso, y tras una larga campaña presidencial, le preguntamos a algunos expertos sobre cuál será el camino que se espere tome el gobierno de centroderecha en relación a las pymes, principalmente luego que la campaña quedó atrás y las atenciones están puestas en las metas del nuevo gobierno más que en el fragor de la contienda electoral.

La hoja de ruta, eso sí, siguen siendo las propuestas que son parte de su programa electoral, aunque los énfasis son los que podrían marcar las diferencias. Vamos tema por tema.

 

Plazos en los pagos: Sin grandes cambios

Durante su primer mandato, el gobierno de Sebastián Piñera impulsó iniciativas como el Sello Propyme. En este campo, esa administración buscó incentivar la reducción en el plazo de los pagos a los proveedores pymes, pero siempre de manera voluntaria.

Para esta nueva administración, Piñera propone que las facturas deberán pagarse puntualmente según el plazo estipulado en ellas y que cualquier atraso significará intereses penales. Para Mario Espinosa, abogado y gerente general de Defensa Pyme, esto no es un avance a lo que hoy ya existe.

Estamos de acuerdo que el plazo para el pago de la factura debe ser de 30 días, pero no desde que adquiere mérito ejecutivo, porque para eso se requiere una gestión judicial de cobro  por lo que el plazo sería altísimo”, dice Mario Espinosa.

El experto explica que la ley 19.983 ya establece que el pago de facturas será al plazo que convengan las partes y, en subsidio, 30 días desde la recepción de la factura.

“Estamos de acuerdo que el plazo para el pago de la factura debe ser de 30 días, pero no desde que adquiere mérito ejecutivo, porque para eso se requiere una gestión judicial de cobro  por lo que el plazo sería altísimo”, dice Espinosa. De hecho, el abogado cuenta que el plazo para el pago tampoco “puede quedar al acuerdo de las partes ya que el poder de negociación de las pymes frente a sus clientes ‘gran empresa’ es muy bajo por lo que en la práctica a la Pyme no le queda más opción que aceptar las condiciones que la gran empresa le impone”.

Así, el ejecutivo de Defensa Pyme señala que si se quiere avanzar en disminuir el plazo de pago de las facturas -que hoy es casi de 60 días promedio- se debe regular por ley que el pago sea en el plazo que las partes convengan, pero que en ningún caso podrá ser superior a 30 días contados desde la recepción de la mercadería o la prestación del servicio y ello debe ir acompañado con sanciones para la empresa que no cumpla, como por ejemplo, intereses penales o recargos a título de indemnización. Asimismo, debiera crearse un registro de empresas que no cumplan con el plazo, similar al Boletín Laboral y Previsional que ya existe, y establecerse, por ejemplo, que estas empresas incumplidoras no puedan participar de compras públicas.

 

Estatuto Pyme: Sumaría emprendedores

La idea del Presidente electo a punta a que el Estatuto Pyme se complementará con un un cuerpo normativo específico para emprendedores, con el objetivo de facilitar el inicio de nuevos negocios, sin especificar ni el mecanismo ni el plazo para hacerlo.

Esto debiera ir aparejado con programas de capacitación a los emprendedores, ya que uno de los principales motivos del fracaso del emprendimiento es la falta de conocimiento en materia de administración y gestión de la empresa”, dice Mario Espinosa.

Para Mario Espinosa esta idea sería una buena medida como declaración de intención, ya que todo esfuerzo que vaya en la dirección de facilitarle al emprendedor la puesta en marcha de su negocio es algo que se valora.

“Hoy existe mucha burocracia al momento de emprender, por lo que son buenas medidas las de este tipo. Ahora, esto debiera ir aparejado con programas de capacitación a los emprendedores ya que uno de los principales motivos del fracaso del emprendimiento es la falta de conocimiento en materia de administración y gestión de la empresa”, dice el abogado.

El ejecutivo agrega que “en ese sentido se debiera reforzar el trabajo que hace Sercotec en materia de capacitación y acompañamiento al emprendedor cuando este inicia su negocio. Esto es fundamental, más si se tiene en cuenta que el porcentaje de ocupados en trabajos por cuenta propia es cada vez mayor”.

 

Sello Propyme: ¿Es una buena idea si afecta a menos de 150 compañías?

En relación al Sello Propyme, Sebastián Piñera anunció en una de sus propuestas incluir mecanismos que favorezcan a quienes cuenten con este sello en los procesos de compras públicas así como también mejorar el programa de garantías crediticias a Pymes.

Este es el mejor ejemplo de una medida que en definitiva fue sólo una declaración de buenas intenciones, pero que en la práctica no representó un beneficio real para la Pyme”, asegura Mario Espinosa.

El sello Propyme es un registro de aquellas empresas que ejercen buenas prácticas con las Pymes y que realizan los pagos a éstas en un máximo de 30 días. A más de 4 años de su creación, menos de 150 empresas, de las miles que existen, se encuentran acreditadas.

El abogado de Defensa Pyme explica que “no existe ningún incentivo real para que la empresa se registre pues no recibe ningún beneficio más allá de poder portar este sello. Fortalecer este sello es fundamental para que cada vez haya más empresas que estén interesadas en registrarse”.

¿Cómo?

“A través de beneficios tributarios, franquicias para capacitación, preferencias ante procesos de compras públicas o participación en licitaciones, entre otras cosas”, las que no se han anunciado, dice el abogado..

 

Sistema Tributario: ¿Cambiar o no cambiar?

Mejora, simplificación o reforma a la reforma. De muchas maneras varios de los candidatos a La Moneda, incluido Sebastián Piñera, se enfocaron en modificar la  Reforma Tributaria aprobada bajo la administración saliente de Michelle Bachelet.

Se espera que las eventuales modificaciones tengan principalmente por objeto simplificar nuestro ordenamiento impositivo y reducir progresivamente el Impuesto de Primera Categoría aplicado a las empresas”, explica Eduardo Elgueta, director ejecutivo de Astur.

Por eso es que existe bastante expectativa en el mercado respecto a los posibles cambios que pudiese introducir el candidato ganador al actual sistema tributario, los que de todas maneras se verían reflejado en los próximos años y no necesariamente de manera inmediata.

De hecho, para las pymes han cambiado desde la forma de declarar hasta el sistema al que se pueden acoger y los plazos para hacerlo.

Además, la atención está puesta en el camino que tomará Piñera, pensando en un contexto fiscal muy ajustado en el que partirá esta administración y un contexto de agresivas bajas impositivas a las empresas que partió con la reciente reforma impositiva de Estados Unidos y que varios países están imitando. Por un lado hay que mantener las finanzas en orden y, por otro, ser competitivo para incentivar inversiones en nuestro país.

Con eso en mente, el abogado Eduardo Elgueta explica que hoy sólo se conocen los lineamentos generales esbozados en su programa y en distintas entrevistas previas a la elección.

“En este sentido, se espera que las eventuales modificaciones tengan principalmente por objeto simplificar nuestro ordenamiento impositivo y reducir progresivamente el Impuesto de Primera Categoría aplicado a las empresas”, explica Elgueta, director ejecutivo de Astur.

Estos cambios tendrían por objeto volver a integrar el sistema tributario y dejar de lado el complicado régimen de integración parcial incorporado por la Reforma tributaria, que básicamente permite utilizar como crédito sólo un porcentaje del Impuesto de Primera Categoría (65 %).

“Lo anterior, conllevaba que dueños de Empresas Pymes y Familiares, pudiesen verse afectos con una carga tributaria bastante alta en caso que descienden repartir las utilidades de su negocio”, explica Elgueta.

¿Pymes Digitales?

En su Programa de Gobierno, Sebastián Piñera propuso la idea de apoyar el acceso a la conectividad y capacitar a través de plataformas digitales a pymes y emprendedores, sin hacer mucha diferencia entre ellos.

En su primer gobierno, el mandatario electo potenció fuertemente a la Corfo, allanando el camino a que esta entidad generara una de las incubadoras y aceleradoras más importantes a nivel mundial, StartUp Chile.

Eso sí, aquí no se apoya directamente a las pymes, sino que al ecosistema emprendedor, que no es lo que tradicionalmente se conoce como pyme, aunque cabe formalmente en esa categoría.

“Es bueno que exista un apoyo a la Pyme para que tenga acceso al comercio electrónico. Pero el Gobierno debiera aumentar los fondos para que Corfo pueda tener un mayor alcance y aporte a estos emprendimientos, aumentando los fondos concursables. En este punto, el nuevo gobierno debiera seguir en la línea de lo que ya se está haciendo en materia digital”, opina Mario Espinosa.

 

Financiamiento para las Pymes

Para fortalecer el financiamiento de la Pymes la propuesta del presidente electo es crear un Registro Electrónico de Garantías y plataformas de información crediticia sobre facturas y financiamiento colaborativo.

Esta idea significa, en definitiva, permitirle al empresario registrar y administrar la entrega de garantías a entidades financieras, recuperándolas o reemplazándolas más fácilmente cuando se han extinguido todo o parte de sus deudas.

Sin embargo, dice Mario Espinosa, esta propuesta no iría al fondo del problema de financiamiento de las pymes.

“En materia crediticia, las pymes hoy en día tienen acceso a créditos para capital de trabajo con garantía estatal (Fogape y Fogain) pero que no constituyen una real ventaja para ellas. A pesar de tener la garantía estatal, las tasas de interés no son lo beneficiosas que se podrían esperar y muchas veces son superiores, incluso, a un crédito de consumo común y corriente”, dice el abogado.

Espinosa, que además comenta que “el Banco del Estado debiera tener acá, un rol más protagonista en el financiamiento a las pymes, con tasas más bajas cuando se trate de créditos con garantía estatal”.

 

 

 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio