Buscar temas
PORTALPYME | El punto de encuentro de las Pymes chilenas
El punto de encuentro de las Pymes chilenas
Menú

Dr. Pyme: Estoy superado por las deudas ¿Cómo sé si el camino es declararme en quiebra?

Por Mario Espinosa, gerente general de Defensa Pyme.

 La Ley 20.720, de Insolvencia y Reemprendimiento, contempla para las empresas deudoras dos procedimientos: la reorganización y la liquidación voluntaria.

Pero primero, ¿quiénes son empresas deudoras a los ojos de esta ley? La ley 20.720 define a las empresas deudoras en su artículo 2.13 indicando que se consideran como tales y sólo para efectos de esta ley toda persona jurídica privada con o sin fines de lucro –excluyéndose de su campo de aplicación a las personas jurídica de derecho público–, y toda persona natural contribuyente de primera categoría o del número 2) del artículo 42 del decreto ley Nº 824, del Ministerio de Hacienda, de 1974, que aprueba la ley sobre impuesto a la renta, que básicamente trata de aquellos sujetos que obtienen rentas provenientes del capital o del ejercicio de actividades profesionales, independientes y lucrativas (profesionales q honorarios).

Señalamos que esta ley contempla para las empresas deudoras dos procedimientos.

A través de la reorganización, se permite al micro, pequeño y mediano empresario cuyo negocio es viable, continuar con su negocio, pero de manera ordenada y con una carga financiera que le permitirá seguir operando, sin necesidad de perder su fuente de trabajo. Este es un procedimiento reservado para aquellas empresas que son viables, lo que debe ser determinado a través del análisis de diversos documentos de la empresa, ya sea tributarios, contables y financieros (como balances, estados de resultado, flujo de caja presente y proyectado, cuentas por cobrar, estructura de costos, etc).

Lo que antiguamente se conocía como quiebra, hoy corresponde al procedimiento de Liquidación, que puede ser Voluntaria, es decir, iniciado por la propia empresa; o Forzosa, iniciado por alguno de sus acreedores.

Este procedimiento tiene un requisito genérico, que es la Insolvencia de la empresa. La insolvencia es un concepto que no está definido en la ley; sin embargo, podemos identificarla a través de algunos indicios que denotan su existencia: la cesación en el pago de las obligaciones comerciales, tributarias o previsionales; el sobreendeudamiento; la existencia de procedimientos judiciales de cobranza; el cierre de instrumentos financieros o bancarios; estados de resultado con pérdidas; etc.

Uno de los desafíos para los empresarios es poder identificar a tiempo su situación de insolvencia. Esto es de gran importancia porque de realizarlo a tiempo podría implicar que la empresa se salve, por ejemplo a través de una Reorganización. Pero lamentablemente, el empresario y, en general las personas, son reacias a reconocer el propio fracaso, lo que nos lleva a que el empresario se tarde mucho en tomar medidas que eviten el cierre de la empresa y la quiebra se hace inevitable.

Frente a aquellos patrimonios absolutamente impotentes incluso para intentar enfrentar la insolvencia desde la perspectiva de la reestructuración de activos y pasivos, surge como respuesta concursal la liquidación de activos, que corresponde al segundo procedimiento contemplado en la ley y que constituye un mecanismo equivalente a la antigua quiebra.¿Cuándo recurrir a ella? En general, cuando el pasivo es superior a los activos y el patrimonio de la empresa.

 

 1 comentario

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
Comentarios
  • Si yo tengo una micro empresa y me declaro en quiebra con mi cuenta personal o sea como persona natural que es donde tengo la deuda .Me afecta o repercute a mi empresa? Me pueden embargar los bienes de mi empresa.por el hecho que yo soy el titular

volver al inicio